image

 

Oficiales reales exhortaron el viernes a los medios de comunicación a que no publiquen imágenes no autorizadas del príncipe Jorge y la princesa Carlota, argumentando que los paparazzi están usando tácticas cada vez más peligrosas para tomar las valiosas imágenes.

El Palacio de Kensington, la casa oficial del príncipe Guillermo y su esposa Catalina, publicó una carta dirigida a las organizaciones noticiosas en la que detalla las recientes intromisiones en la vida privada de la familia. Dijo que fotógrafos se han escondido en maleteros de autos, se han ocultado en dunas de arena, han monitoreado los movimientos de Jorge y su niñera en los parques de Londres y han usado a otros niños para atraer al príncipe a lugares en los parques donde obtienen mayor visibilidad.

El palacio dice que las crecientes intromisiones representan un riesgo “en un ambiente de seguridad intensificada” y que los fotógrafos se han pasado de la raya.

“La preocupación es que no siempre será posible distinguir rápidamente entre alguien que toma fotos y alguien que pretende ocasionar un mayor daño inmediato”, dijo el palacio.

La pareja real ha hecho todo lo posible por proteger la privacidad de sus pequeños, publicando sólo un puñado de imágenes de los niños en ocasiones especiales. Esa política, sin embargo, incrementa el valor de las fotos de los paparazzi, lo que les da un mayor incentivo para observar y fotografiar en particular al príncipe Jorge, quien de momento es el principal objetivo.

“Todo padre puede entender la profunda inquietud de saber que han sido seguidos y observados sólo días después, cuando han emergido las fotos”, dice la misiva.

El palacio dijo que aunque tomará medidas legales, quiere enfatizar que la gente que lee las publicaciones que usan tales fotos no está consciente de cómo fueron obtenidas y que desea fomentar el debate sobre el tema de la protección de los niños.

“El duque y la duquesa están decididos a mantener los asuntos en torno a un pequeño número de paparazzi separados del trabajo positivo de la mayoría de los periódicos, revistas, televisoras y publicaciones digitales alrededor del mundo”, dice la carta.

Fuente