brócoli-diabetes-Raccoonknows.jpg

 

Una reciente investigación ha revelado las bondades del brócoli. Este alimento es un “salvavidas” y sus beneficios son muy variados. Una vez que es procesado por el estómago y sus fibras digeribles alcanzan el colon, produce “ácidos grasos de cadenas corta” que mejoran la acción de la flora intestinal explicó el inmunólogo y nutricionista Rangan Chatterjee.

 

Un médico británico asegura que si fuera necesario escoger qué vegetal consumir entre la gran variedad que existe, el que realmente más necesitamos es el brócoli.

Chatterjee subraya que la salud intestinal es muy importante, ya que tiene una “profunda influencia no solo en nuestra función digestiva, sino también en nuestro estado de ánimo y en las funciones cerebrales”. También puede mejorar el sistema inmune, afectar el peso y reducir el dolor articular, resalta.

Salud intestinal y salud mental

Aunque la importancia de la salud intestinal en general es bien conocida, el vínculo entre tener bacterias intestinales sanas y gozar de una mente sana es relativamente nuevo. La comida que consumimos tiene un gran impacto en los microorganismos intestinales y estos pueden reflejar el estado de nuestro sistema inmunológico y nervioso, añade el investigador.

Al respecto, la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard Estados Unidos asegura que el malestar estomacal o intestinal puede ser causado por ansiedad, estrés o depresión, “porque el cerebro y el sistema gastrointestinal están íntimamente conectados”.

Es así como una dieta poco saludable puede causar que esta conexión se deteriore. Pero la ingestión de alimentos como el brócoli, que contribuyen a una mejor acción intestinal, podría reducir el riesgo de problemas de salud mental.

Esta planta también contribuye a la salud del corazón, el sistema visual y la reducción del colesterol, según estudios previos. Sin embargo, su adecuada preparación y conservación es de suma importancia para aprovechar al máximo sus beneficios. Se recomienda hervirlo, cocerlo al vapor o comerlo crudo en lugar de freírlo.

Fuente