image

 

Aún recordamos el primer embarazo de Kim Kardashian, ¿cómo olvidar que la socialité cambió su aspecto totalmente?

La empresaria subió 28 kilos mientras esperaba a North West y es que, como ella lo dijo, “se comía por lo menos una dona diaria”.

Por lo que, en este su segundo embarazo, Kim acude con un nutriólogo el cual le dice cuáles son los mejores alimentos para ella y el bebé que está esperando.

La esposa de Kanye West ya tiene 20 semanas de gestación, cerca de 5 meses, y como no mostraba un aumento de peso se dijo que podría haber alquilado un vientre.

Pero ella quiso dejar atrás todos estos rumores y confesó a través de su cuenta de Twitter cuántos kilos ha subido.

“Amaba los rumores de que mi embarazo era falso porque lucía muy delgada. Pues, ya no lo puedo esconder con 5 meses (20 semanas) y 20 libras (9 kilos) de más”, escribió Kim.

Fuente