Selena Gomez-Nuevo Look-Raccoonknows.png

 

La cantante reveló que tras sentir dolores insoportables tuvo que ser llevada de emergencia al quirófano.

Selena Gomez reveló que tras haber sido sometida al trasplante de riñón, tuvo que ingresar nuevamente al quirófano a tan solo unas horas después.

La cantante dijo que surgieron algunas complicaciones después de haber sido practicada la complicada cirugía; apenas al ser trasladada a su habitación, comenzó a tener dolores insoportables y tuvo que regresar con urgencia al quirófano.

“Me rechinaban los dientes, estaba perdiendo la calma. La operación que me tuvieron que hacer duró seis horas y lo normal son sólo dos. Al parecer había un problema con las arterias. Me siento muy agradecida de que hubiera gente que sabía qué hacer en esta situación”, declaró la cantante, quien actualmente se encuentra muy recuperada.