Expreso V Centenario
SANTO DOMINGO. Residentes en los barrios Villa Juana y Villa Consuelo, separados por la avenida Expreso V Centenario, denunciaron que no resisten los robos y atracos que se cometen en esa vía, que afectan a comercios de la zona y personas que transitan a cualquier hora del día o de la noche.

Los denunciantes, que pidieron reserva de sus nombres por temor a represalias, narraron que caminar por las aceras de esa avenida constituye un peligro latente de ser víctima de jóvenes que, portando armas blancas y de fuego, se colocan principalmente en los extremos de los tres puentes peatonales que permiten el cruce de una barriada a otra.

“Ellos están a ambos lados y si usted cruza desde aquí hacia allá (norte/sur) y lo asaltan los ´tígueres´ de Villa Consuelo, y si usted viene desde allá hacia este lado (norte/sur) lo asaltan los de Villa Juana”, indicó un residente, quien afirma haber visto incluso cómo, ocupantes de vehículos de transporte público que se detienen a recoger o desmontar pasajeros, son despojados de sus pertenencias a plena luz del día.

La misma persona dijo que siente impotencia cada vez que observa desde la ventana de su apartamento, ubicado en la acera sur de la avenida, cómo atracan a ciudadanos sin que pueda hacer nada y saber que la historia se repite casi a diario, sin percibir que se tome medidas para contrarrestar esa práctica.

Mientras, dueños de diversos tipos de comercios que operan en las inmediaciones de la transitada calle relatan que han colocado rejas en sus establecimientos para evitar los robos, pero que de todas formas frecuentemente son sorprendidos por individuos que, luego de penetrar sacan armas de fuego y amenazan con dispararles si no les entregan dinero.

Los comerciantes

Comerciantes consultados narran que usualmente se desplazan a pie porque “son de aquí mismo (los pillos) y cuando le quitan lo de uno se meten por cualquier callejón y ya están en su casa” cuentan, al referirse a lugares ubicados debajo de escaleras de los complejos de apartamentos que bordean la avenida, áreas comunes y diversas estructuras que son utilizadas como guaridas por los malhechores.

“Los motoristas cuando estaba lloviendo se paraban debajo de cualquier toldo de estos negocios a esperar que el aguacero pasara, pero los ladroncitos de aquí sabían que hacían eso y aprovechaban para quitarles las motocicletas. Ya nadie se para en estos alrededores porque también esperan descuidos para arrebatar carteras, celulares y todo lo que pueda tener valor”, dijo un comerciante.

“Aquí la gente no puede salir temprano a trabajar porque le quitan todo; hasta la ropa le han quitado a muchos, y cuando regresan de los trabajos es lo mismo, porque esto es la boca del lobo, después que llega la noche, solo algunas lámparas encienden y lo otro es total oscuridad” afirmó un residente en Villa Juana, próximo al Expreso V Centenario.

“A mí me atracaron cuatro veces en diciembre” cuenta sin ningún asombro el propietario de un colmado de Villa Consuelo. Dice que hace más de un año colocó verjas a su local para protegerse de los ladrones, pero que estos ahora esperan que esté cerrando para “tirársele”, expresa, tras lamentar la poca vigilancia policial que percibe.

Señalan que la gran cantidad de establecimientos que compran metales establecidos ambos barrios provoca que un grupo de delincuentes conocidos como “los rompedores” no solo penetren a viviendas violando puertas y ventanas, sino que desvalijen todas las estructuras en hierro colocadas en la vía publica y ponen como ejemplo al Centro Cultural Narciso Gonzales, al cual le han robado parte de su verja perimetral.

Agradecieron el trabajo del Ministerio de Obras Públicas en la isleta central de la avenida, donde han sido cortados decenas de árboles, de los que dicen se constituían en escondites para los delincuentes.

Pidieron al jefe de la Policía Nacional, mayor general Nelson Peguero Paredes, ordenar una intervención en la zona para contrarrestar el alto nivel de inseguridad en que viven, producto de las acciones inescruplosas de los rateros de la zona.

Construcción

La avenida Expreso V Centenario fue construida entre los años1992 y 1994, por el expresidente de la República, Joaquín Balaguer, con motivo de los 500 años de Descubrimiento de América y con la principal finalidad de ayudar a resolver el problema del tránsito vehicular en el Distrito Nacional.

FUENTE