image

 

El título de ‘diva del Bronx’ ha acompañado a Jennifer López desde los inicios de su carrera. Aunque la referencia al multicultural barrio neoyorquino donde pasó su infancia no es algo que le moleste -Jennifer siempre se ha mostrado muy orgullosa de sus orígenes-, sí le duele que le hayan colgado la etiqueta de ‘diva’ a pesar de la profesionalidad que siempre ha demostrado.

“Siempre me ha fascinado el hecho de que las mujeres tengamos que comportarnos mucho mejor que los hombres. A mí me pusieron el mote de ‘diva’ y no creo que me lo mereciera. De hecho, no me lo merezco, porque siempre he trabajado duro, siempre soy puntual y hago lo que se supone que tengo que hacer. Y que me pongan esa etiqueta únicamente porque he alcanzado un cierto nivel de éxito…”, se queja Jennifer en una entrevista conjunta con otras actrices para The Hollywood Reporter.

Jennifer también ha sido víctima de los dobles estándares que existen para hombres y mujeres en la industria del entretenimiento.

“Siempre me ha fascinado que un hombre pueda llegar tarde o comportarse de manera beligerante con el resto del equipo, y que resulte completamente aceptable. Sin embargo, si yo llego 15 minutos tarde me cae una bronca monumental. Es algo que he presenciado una y otra y otra vez. Las mujeres no tenemos permiso para tener opiniones o para defender apasionadamente aquellos temas que nos interesan. Si lo hacemos, todo el mundo dice: ‘Es muy problemática'”, lamenta la polifacética artista.

Fuente