LGTB
SANTO DOMINGO. El tema de la familia que rechaza el aborto y los matrimonios gay, así como el derecho de los miembros de la comunidad LGTB, predominaron ayer durante la 46ta. Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), con ideas encontradas por parte de representantes de la sociedad civil.

Los pronunciamientos a favor de la familia fueron realizados por Jean Marco Pumarol, miembro de la mesa de discusión de Familia. Durante su exposición planteó que la OEA debe reconocer la familia como una institución primaria de la sociedad, fundamentada por la unión entre un hombre y una mujer.

En medio de aplausos, Pumarol aseguró que la OEA no tiene facultad para redefinir el concepto de familia, ya que su desintegración no es el mejor de los caminos. “Se debe entender que toda vida humana debe ser protegida desde la fecundación”.

En cambio, Samantha Goris, de Honduras, planteó que se debe reconocer el valor de la vida y la autonomía de las mujeres de tener un aborto legal y seguro. Esa posición sacó aplausos y voces ofreciendo apoyo a esa causa. Además, rechazó la violencia contra los crímenes de personas LGTB, y que tan sólo en Honduras, en los últimos 10 años se han producido 235 muertes.

En consonancia, Roxanna Marzán, dominicana, defendió los derechos sexuales, y consideró que los estados deben garantizar que cada persona pueda desarrollar su proyecto de vida, porque con la exclusión y los crímenes de odio no se puede alcanzar un desarrollo sostenible.

Los pronunciamientos a favor y en contra, con pancartas en manos, durante la reunión, provocaron que el canciller dominicano Andrés Navarro, llamara la atención de los presentes y pidiera respeto para los expositores.

“Si no hay respeto a las exposiciones, se va a incidentar la sesión, y si se incidenta la sesión, habremos perdido todo, entonces no podemos permitir irrespetos tenemos que tener capacidad de respetar las ideas contrarias. Sabiendo que no hay posibilidad de consenso nos preparemos para escuchar con lo que no estamos de acuerdo”, advirtió.

Otro tema enfocado durante el encuentro fue el presentado por la mesa de trabajo de los derechos humanos que llamó la atención a los países miembros de la OEA, sobre la persistencia de la violencia policial, la falta de garantías al debido proceso y la utilización ilegítima de la prisión preventiva en todas las jurisdicciones.

De igual modo, hicieron un llamado, en especial a la República Dominicana, a garantizar, sin discriminación, el derecho a la nacionalidad e identidad de todas las personas en cumplimiento con la sentencia 169-14, de Régimen Especial y Naturalización.

Habla Ana María Belique
Hablando en nombre de la mesa de concertación y democracia, Ana María Belique, defensora de los derechos de los inmigrantes haitianos, abogó por el fortalecimiento del registro civil dominicano para que no se produzca discriminación.

De igual modo, reconocer el arraigo como un derecho humano que protege a los inmigrantes, desplazados y sus descendientes.

Además planteó proteger los derechos de las comunidades indígenas y afrodescendientes, así como rechazar crímenes de odio.

FUENTE