bebío
MARÍA TRINIDAD SÁNCHEZ / SAN FRANCISCO. “El que venía de allá pa acá, un patanista, parece que estaba como bebío, se cruzó en la misma vía que nosotros íbamos”, recordó Carlos Alberto de los Santos, en una calurosa sala del hospital provincial Doctor Antonio Yapour Heded, sobre el abrumador instante en que el camión en el cual viajaba colisionó de frente con otro que venía en sentido contrario en el paraje La Majagua, de Samaná, con un saldo de 18 muertos.

Con el rostro hinchado, el cráneo vendado y un suero en su brazo, el sobreviviente del desastroso accidente relató que tras el impacto perdió el conocimiento y aún mantiene la esperanza de que sus acompañantes, quienes regresaban de un culto evangélico, se encuentren fuera de peligro.

“Pensé en los que venían junto conmigo que ojalá estén bien. Que no les pasara nada”, expresaba De los Santos, a quien sus familiares no han querido comunicar que nueve de sus parientes murieron en el accidente y otros trece resultaron heridos.

bebíoDesconcertados por la tragedia, los demás integrantes de la familia De los Santos clamaban por “justicia”, reunidos en el patio de su humilde vivienda en el sector Los Chichiguaos del municipio de Sánchez en Samaná. “Esto es algo que uno no encuentra la manera de cómo describirlo, duele mucho cuando se pierde un ser querido”, declaró impactado Humberto de los Santos, cuya única hija, Yodalis Capoi, de 22 años, perdió la vida tras ser conducida al hospital de Nagua.

bebío

Cinco de los accidentados se encontraban en Nagua, dos en el hospital provincial y tres en la clínica privada La Unión. De estos últimos, dos menores de edad están bajo cuidados intensivos.

bebío

El resto de las víctimas fue trasladado al hospital San Vicente de Paúl y hospitales de La Vega debido a los traumas que presentaban y a que el centro Doctor Antonio Yapour Heded, que desde hace más de dos años está en remozamiento, no cuenta con equipos de tomografía y rayos x.

bebío

Varios vehículos pesados removieron ayer del lugar del accidente la destrozada patana en la que viajaba Ronald Barreiro Liriano, al momento del accidente y que aún permanecía en la vía.

Fuera de peligro

Un total de nueve personas que permanecen ingresadas en los hospitales San Vicente de Paúl, de San Francisco de Macorís, y el Antonio Yapour, de Nagua, del trágico choque ocurrido el pasado sábado en la autopista Sánchez-Nagua, están fuera de peligro.

De acuerdo a los informes de los médicos que atienden a los pacientes, han ido evolucionando de manera satisfactoria, incluso los que estaban en peores condiciones.

En el San Vicente de Paúl se encuentran Yova Marcos Capoi, Yolanda Capoi, Félix Félix y Angeli Diaz, mientras que en Nagua, el chofer de la patana Ronald Barreiro Liriano, Berenice de los Santos, Ana María Calcaño, Carlos Albert de los Santos y Aljary Diaz.

En Sánchez, el Ayuntamiento local declaró tres días de duelo y suspendió todas las actividades festivas por ese tiempo, ante la conmoción que ha causado en este municipio el fallecimiento de estas personas mientras viajaban en la parte trasera de un camión, las cuales se congregaban en la iglesia Fe Apostólica.

 

 

AMET dice que el patanista ocupó el carril contrario
La Autoridad Metropolitana de Transporte (AMET) determinó que el choque se debió a que la patana invadió el carril contrario, e impactó al vehículo que transportaba al grupo de cristianos evangélicos que retornaban de un culto.

El vocero de la entidad, Diego Pesqueira, dijo que esa conclusión fue establecida por los técnicos que hicieron el informe preliminar del suceso. Indicó que el conductor del vehículo identificado como Ronald Liriano, será sometido a la justicia, a través del Tribunal de Tránsito, cuando su estado de salud así lo permita.

Pesqueira precisó que la colisión se produjo en el tramo carretero Sánchez-Nagua a las 10:30 de la noche del pasado sábado.

Liriano, quien en primer momento fue llevado al hospital de Nagua, fue trasladado al San Vicente de Paúl, en San Francisco de Macorís.

FUENTE