Energías renovables-ENERGIA-RACCOON KNOWS

A medida que los teléfonos inteligentes se vuelven omnipresentes y los drones, o aviones no tripulados, se preparan para llenar los cielos, la necesidad de baterías se hace cada vez más apremiante.

Pero la tecnología de las baterías no es precisamente la más avanzada, y no ha habido grandes avances en más de 25 años. Por ello, hay varias compañías de tecnología y startups compiten por fabricar baterías más eficientes, más baratas y de mayor duración.

Estos son algunos aspectos que podrían mejorar en las baterías.

Energías renovables que generan toda nuestra electricidad

Hay un gran problema con la energía solar y eólica: El sol no siempre brilla y el viento no siempre sopla.

Por lo que el sector de las energías renovables tiene que encontrar una manera eficiente de almacenar parte de esa energía para que pueda utilizarse más adelante – en lugar de depender de los combustibles fósiles para llenar los vacíos.

Unas veinte empresas ofrecen en la actualidad baterías suficientemente grandes para almacenar energía para alimentar la red eléctrica, y hay todavía más opciones para los propietarios de viviendas con paneles solares.

Tesla es un ejemplo. La compañía lanzó dos productos de baterías: La Powerpack, una Powerwall de 7 kWh para hogares individuales, y una gigantesca batería de 100 kWh diseñada para uso industrial.

Pero los expertos dicen que la tecnología de almacenamiento de energía tiene un largo camino por recorrer antes de ser rentable.

Tomemos como ejemplo el oeste de Texas. Allí, las ventosas llanuras están llenas de turbinas que generan una electricidad tan barata, que es casi gratis. En un día de viento, las turbinas producen más electricidad de la que necesita la red.

Sin embargo, una batería suficientemente grande para almacenar esa energía sobrante costaría millones de dólares, y sólo aguantaría unos 500 cargas. Así que, por el momento, es más barato depender de los combustibles fósiles cuando el viento amaina.

“Sería muy bueno contar con baterías que al instante descarguen [electricidad a la red], pero no duran mucho tiempo. Todavía es muy caro”, dijo Robbie Searcy, portavoz del Consejo de Fiabilidad Eléctrica de Texas.

No más “ansiedad” con los coches eléctricos

Los vehículos totalmente eléctricos son todavía un segmento pequeño dentro del mercado automotriz. A muchos conductores les da ansiedad que la batería del coche pueda morir antes de llegar a una estación de carga.

El Tesla Modelo S, que tiene un precio de 70.000 dólares, es el que más distancia puede recorrer con una sola carga: 265 millas (426 kilómetros) con una batería de 85 kWh, según la Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos (EPA por sus siglas en inglés).

La mayoría de los demás modelos actuales sólo llegan unas 100 millas (160 kilómetros), lo que hace poco atractivos para viajes largos.

Así que, a menos que las empresas de automóviles eléctricos inviertan en miles de estaciones de carga, se necesitarán mejores baterías para mitigar esa “ansiedad de autonomía”.

Dispositivos móviles que duran, y duran, y…

Imagina un mundo en el que las computadoras portátiles nunca se queda sin batería y los teléfonos celulares nunca mueren.

No es tan descabellado. Hay varias formas muy prometedoras de meter más energía en baterías pequeñas.

Entre las más destacadas está una batería de iones de litio de “estado sólido” de los investigadores de Samsung y el MIT. Dicen que puede resistir cientos de miles de cargas, almacenar entre un 20% y un 30% más de energía, y no es tan susceptible al sobrecalentamiento. La universidad dice que podría ser revolucionaria para los teléfonos móviles, los ordenadores portátiles y los coches eléctricos.

Y en marzo, investigadores de la Universidad de Pohang, en Corea del Sur, dijeron haber desarrollado una batería de pilas de combustible que funciona con teléfonos inteligentes, aviones, ordenadores portátiles e incluso vehículos eléctricos.

“Con esta pila de combustible, los aviones pueden volar más de una hora, y mantener los teléfonos celulares cargados durante toda una semana”, dijo la universidad en un comunicado.

Pero estos avances de los que hablan los investigadores no significan que el próximo iPhone tendrá una batería con el doble de duración. Lo que funciona en un laboratorio no siempre se traduce en un producto comercial.

Ha ocurrido con varios “grandes avances” de los que se ha hablado en los medios a bombo y platillo en los últimos años – incluyendo una célula de batería de una empresa llamada Envia, y una batería de coche eléctrico de A123 Systems, actualmente en bancarrota que utilizan las tecnologías desarrolladas por el MIT. Al final, cuando se trata de producir a gran escala muchos de estos productos no son rentables.

Y debido a que cambiar a un nuevo método de carga es caro y lleva mucho tiempo, la mayoría de los fabricantes de dispositivos móviles esperan a que estas tecnologías incipientes están totalmente maduras – y sean suficientemente baratas de producir en masa – antes de invertir en un cambio.

FUENTE