La estrella televisiva piensa que el fantasma de su difunto padre podría deambular por su casa después de que un clarividente le dijera que siente una "presencia extraña" en ella

A la estrella de televisión Khloé Kardashian le gustaría poder olvidar los últimos meses, durante los que contrajo una infección por estafilococos mientras cuidaba de su exmarido Lamar Odom en el hospital después de que este fuera encontrado inconsciente en un burdel de Nevada tras varios días bebiendo alcohol y consumiendo drogas.

Cuando uno de sus fans le mandó un tuit que decía “espero que 2015 haya sido bueno para ti Khloé, dejando a un lado el tema de Lamar“, Khloé respondió: “Sin duda ha sido el peor año de mi vida“.

Como consecuencia de su infección, Khloé no ha podido acudir al hospital para ayudar a Lamar durante su recuperación.

“Khloé todavía está enferma por culpa de la infección y no ha visitado a Lamar últimamente. Se encuentra algo mejor, pero nadie sabe exactamente cuándo podrá volver a visitarle, teniendo en cuenta que no podrá hacerlo hasta que esté 100% recuperada”, explicó una fuente a E! News.

Khloé Kardashian

El lado positivo es que la salud de Lamar ha mejorado considerablemente, aunque todavía le queda un largo camino por recorrer.

“Lamar se encuentra bien en comparación a cómo estaba al principio, las cosas no tenían buen aspecto. Pero ahora ya no necesita estar conectado a máquinas para seguir vivo. Sus riñones se han recuperado y también la mayoría de sus órganos. Lo más grave es que su cerebro todavía está afectado y físicamente tiene que aprender a caminar y a hacer todas las cosas del día a día, como comer por sí mismo”, explicaba Khloé en el programa ‘On Air with Ryan Seacrest’.

Fuente