image

 

El informe toxicológico del laboratorio de Minesotta donde se examinó el cadáver de Scott Weiland confirmaba que la causa de la muerte fue “una mezcla tóxica de drogas que incluía cocaína, etanol y anfetamina”, según ha informado Radar Online.

Este resultado era lo que muchos temían, ya que el músico había hecho públicos en muchas ocasiones sus problemas de adicción a las drogas, especialmente la heroína y la cocaína.

Después de confirmar que, además de las drogas que se encontraron en su organismo, el cantante padecía asma, una enfermedad cardiovascular y adicción a varias sustancias, el informe médico concluyó que se trataba de una muerte accidental.

El día en que uno de sus compañeros de banda le encontró muerto en el autobús del grupo, se emitió un comunicado a través de las redes sociales de Weiland en el que se dijo que Scott había “fallecido mientras dormía”, a la vez que se pedía que se respetara la privacidad de la familia.

“Nadie se creyó que Scott muriera mientras dormía”, admitió una fuente a Radar Online. “Estuvo de fiesta toda la semana. No es ningún secreto que a los chicos les gustaba la juerga, especialmente estando de gira”.

Desde la cuenta de Facebook del cantante, su familia ha ofrecido a los seguidores de Weiland y las bandas de las que fue líder, que hagan donativos a la asociación Music Cares, que se encarga de ayudar a aquellas personas relacionadas con el mundo de la música que tienen necesidades médicas o económicas.

Fuente