MÉXICO.- Alondra Díaz García volvió a los brazos de su madre. La jueza del Juzgado Primero Civil de Los Reyes, Michoacán, entregó este viernes la custodia a Dorotea García después de que las pruebas de ADN confirmaron el parentesco.

García buscó a su niña durante ocho años desde que el padre, Reynaldo Díaz, la desapareció de Houston, Texas, en 2007 para esconderla en México.

“Mi corazón dice que me voy con mi hija”, dijo García en cuanto llegó el pasado martes a Los Reyes, Michoacán, desde Estados Unidos, donde es residente.

Esta tarde, después de la última audiencia en el juzgado, que duró poco más de cinco horas, no agregó más a la prensa que la esperó afuera.

La mujer viajó desde el lunes por la noche cuando tuvo la certeza de que su hija, a quien dejó de ver cuando ésta tenía seis años, le sería devuelta. El padre reapareció para entregar a la adolescente a cambio de que su ex pareja retire los cargos por sustracción de menores que podrían llevarlo a la cárcel.

El caso de Alondra es una muestra representativa de cómo opera la justicia en México: rápida cuando hay escándalos mediáticos y torpe para respetar el debido proceso.

La desaparición de la menor cobró importancia el pasado 16 de abril y sólo cuando la jueza Cinthia Elodia Martínez ordenó la devolución de una niña a quien confundió con la verdadera Alondra.

alondra1

La prueba de ADN realizada a Alondra Luna Núñez resultó negativa.

Policías federales –en apoyo a la Interpol- fueron videograbados cuando se llevaron por la fuerza a la chica de nombre Alondra Luna Nuñez, quien se resistía entre gritos a ser trasladada a Texas, donde finalmente dio negativo en las pruebas de ADN.Los estudios debieron practicarse antes, no después de dar la orden de trasladar a la menor a EEUU.

Hace 8 años, Alondra Díaz fue secuestrada por su padre.

Hace 8 años, Alondra Díaz fue secuestrada por su padre.Para evitar un error similar, el proceso de reunificación de Alondra Díaz y su madre ha sido más lento, aún cuando la abuela paterna fue quien la entregó a las autoridades el pasado 10 de mayo.

El pasado martes se tomaron las muestras de sangre y ayer jueves el procurador de Justicia de Michoacán, José Martín Godoy, confirmó que “hay la certeza jurídica” de que son madre e hija.

Ambas comenzarán otra vez de cero, pero seguras de que la una cuenta con la otra; el padre, dijo Dorotea, podría verla en un futuro, “quizás”. Al final de cuentas, cuidó bien a la niña.

FUENTE