Apple-Raccoon-Knows

Un juez magistrado federal en Nueva York ha dictaminado que el gobierno de Estados Unidos no puede forzar a Apple a desbloquear un iPhone para investigar a un distribuidor de drogas.

Esta es una victoria para Apple, la cual está siendo presionada por agentes federales de la aplicación de la ley para que les ayude a introducirse en iPhones al menos en 13 casos a través de todo el país. Apple dice que obedecer las órdenes del gobierno federal debilitaría las características de seguridad de cientos de millones de iPhones en todo el mundo.

Hasta el momento, el Departamento de Justicia confía en la ley “All Writs Act”, aprobada en 1789, la cual le otorga a los jueces amplia discreción en el cumplimiento de la ley.

Pero el lunes, el juez James Orenstein dijo que los investigadores federales no pueden utilizar dicha ley para sacar esto adelante.

El argumento del gobierno de Estados Unidos no justifica “imponer sobre Apple la obligación de ayudar en las investigaciones del gobierno contra su voluntad”, escribió el juez.

Orenstein dijo que las autoridades están tratando de utilizar indebidamente los poderes que no les han sido otorgados por el Congreso.

“La pregunta que se necesita responder en este asunto, y en otros similares en todo el país, no es si el gobierno debe ser capaz de obligar a Apple a ayudarlo a desbloquear un dispositivo específico”, escribió Orenstein. “En cambio, se trata de si la ley All Writs Act resuelve esta cuestión y muchas otras como esta que están por venir. …Yo concluyo que no es así”.

Este caso penal en particular involucra a un traficante de metanfetaminas, Jun Feng, quien fue detenido en 2014 y llegó a un acuerdo con los fiscales. El año pasado, la Administración para el Control de Drogas (DEA, por sus siglas en inglés) consiguió una orden para revisar el iPhone 5C de Feng, a fin de encontrar a sus socios traficantes de drogas y a sus clientes. Pero el dispositivo funciona con el sistema operativo iOS 7 y los agentes no pudieron descrifrar la contraseña para ver la información en el interior.

La DEA le pidió ayuda a Apple. Al principio, Apple dijo que los ayudaría… pero ahora está renuente. El Departamento de Justicia de Estados Unidos afirma que Apple está siendo inconsistente.

“Apple… solamente cambió de parecer cuando la solicitud de asistencia del gobierno fue hecha pública por la corte”, dijo el departamento en una declaración el lunes, mediante la que insinúa que Apple simplemente está haciendo esto para guardar las apariencias y parecer protector de la privacidad de los clientes.

En una llamada con periodistas, un alto ejecutivo de Apple dijo el lunes que la compañía efectivamente ofreció ayudar… pero solamente si el gobierno de Estados Unidos realiza una solicitud legal.

“Vamos a generar información cuando exista una orden legal para hacerlo”, dijo el ejecutivo. “Pero el juez Orenstein, en su propio nombre, dijo que no emitiría esta orden”.

Los fiscales federales planifican oponerse a la decisión de Orenstein y llevar el caso hasta el juez de distrito de Estados Unidos a cargo del mismo.

“Este teléfono podría contener pruebas que nos ayudarán en una investigación criminal en curso y vamos a seguir usando el sistema judicial en nuestro intento de obtenerla”, dijo el departamento.

El abogado del personal de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles, Alex Abdo, se refirió al fallo como “una victoria a favor de la privacidad, la seguridad y el sentido común”.

Apple se enfrenta a la presión en otros 10 casos en todo el país para ayudar a los agentes a forzar su entrada en 13 teléfonos celulares.

Estos casos están siendo vigilados de cerca, ya que enfrentan al gobierno federal y a la compañía de tecnología más rica en el mundo. Ellos plantean serias dudas sobre la autoridad de la aplicación de la ley para obligar a las empresas a ayudarlos a cazar criminales.

En un caso muy publicitado que involucra al FBI que intenta penetrar en un iPhone 5C propiedad de uno de los atacantes de San Bernardino, Apple está argumentando que el gobierno estadounidense no puede obligar a la compañía a escribir código.

FUENTE