El presentador venezolano Arnaldo Albornoz fue asesinado la madrugada del domingo tras resistirse a un robo.

Albornoz, de 34 años, murió en el bloque 14 del sector UD5 de Caricuao, según informó el Ministerio Público en un comunicado de prensa.

El presentador estaba llegando a su residencia cuando fue “abordado por varias personas, que habrían intentado despojarlo de su vehículo”, indica el Ministerio Público.

Televen, canal en donde Albornoz trabajaba desde hace 8 años, confirmó la muerte del presentador a través de su cuenta en Twitter.

 

El Ministerio Público asignó a un fiscal para investigar la muerte del presentador.

Albornoz, conocido como el ‘más temido de la farándula’, trabajaba en La Bomba de Televen, un programa en donde se discuten temas de la farándula nacional e internacional.

Tanto artistas, comunicadores y políticos venezolanos se pronunciaron tras la muerte del presentador y criticaron los altos índices de violencia en el país.

 


¿Arnaldo Albornoz y cuántos venezolanos más NO amanecieron hoy? A Arnaldo lo mataron esta madrugada llegando a su casa. No “se nos fue” ni “ya no está entre nosotros” ni nada de esas estupideces de frasecitas bonitas “pa’ que no suene muy fuerte lo que vas a decir y la gente no se traumatice”. No. Lo mataron unos malandros llegando a su casa en Caricuao donde vivía con su mamá. Lo conocí porque se me acercó en una oportunidad con una ética que no sobra en estos días, para decirme que no me confundiera, que él no era del montón y en efecto, con su consecuencia y sus actos para conmigo de ahí en adelante lo demostró: no lo era. Se lamenta aun más cuando alguien que no es del montón pasa a formar parte de ese montón de venezolanos que matan todos los días en mi país. Sí, en efecto en Venezuela tenemos “fuerzas armadas”, pero fuerzas del mal. Las que deberían estar armadas y defendiéndonos, están jugando con avioncitos y pistolitas que cuestan lo que cuesta el presupuesto de un hospital durante un año. De uno de esos hospitales donde se están muriendo los niños de mi país porque no hay insumos… pero sí ametralladoras. ¿No son machos? ¡Amáchense, pues y salgan a defender a los venezolanos! Si no lo hacen, tranquilos, que la factura no se la vamos a pasar nosotros, sino justamente quien está recibiendo hoy a #ArnaldoAlbornoz Esto no es un país, es un paredón e Instagram ya no es una red social, es un obituario. Mis condolencias a su familia. Descansa en paz @arnaldoalbornoz_ … aunque no era lo que tú querías.

A photo posted by ana maría simón (@anamariasimon) on