image

 

El recluso venezolano Gerardo Contreras Álvarez, de 19 años, condenado como menor de edad a cuatro años de cárcel por matar en enero de 2014 a la ex Miss Venezuela Mónica Spear durante un asalto, dijo que no se arrepiente de lo que hizo.

“Yo no la maté porque quise, sino que yo disparé y casualmente la bala la agarró ella (…); no me arrepiento” y “sé que algún día voy a salir de aquí”, declaró Contreras desde su celda a los autores de un libro que relata cómo fue el hecho que costó la vida de la ex reina de belleza cuando tenía 29 años.

En el atraco, en una carretera del centro del país, también fue asesinado el esposo de la exreina, el estadounidense Thomas Henry Berry (39), y fue herida la hija de ambos, entonces de seis años.

La menor recibió un impacto de bala en una pierna y se mudó a vivir con su abuelo materno, Rafael Spear, en Orlando (EU).

Durante el lanzamiento anoche de la reedición del libro “El homicidio de Mónica Spear”, precisamente con la confesión del asesino, se emitió un video con fragmentos de las declaraciones de este, según dio cuenta hoy el diario caraqueño El Nacional.

El bautizo anoche de la segunda edición del libro, “un día después del que hubiera sido el cumpleaños 31 de Spear”, destacó El Nacional, se hizo “con agua de coco, a petición de la familia” de los asesinados.

Contreras Álvarez relató a los autores del libro, María Isoliett Iglesias y Deivis Ramírez, que el atraco fue ejecutado por un total de seis personas que colocaron piedras en la carretera a la espera de que se accidentara cualquier vehículo para luego asaltar a sus ocupantes.

“Spear se quedó quieta; era un robo. Yo la revisé, no les conseguimos prendas (de valor). Ella no decía nada. El esposo sí, pero no le entendí nada porque hablaba en otro idioma”, dijo el reo y reveló que disparó, él y “todos”, después de que lo hiciera el ocupante de la grúa que concurrió en auxilio de los accidentados.

Contreras Álvarez fue detenido el pasado 29 de enero y condenado el 28 de abril “a cuatro años de privación de libertad y seis meses de regla de conducta”, la misma pena que recibió otro menor de edad no identificado, responsable de la muerte del estadounidense.

Ambos fueron condenados sin la severidad prevista para homicidas adultos y se beneficiaron de una legislación que establece un máximo de cinco años de prisión “para quienes no han alcanzado la mayoría de edad y han incurrido en delitos graves”.

Por este caso fueron condenados a penas de entre 24 y 26 años José Ferreira (18), Jean Carlos Colina (19) y Nelfrend Jiménez (21), coautores de homicidio e intento de homicidio.

A la espera de sentencias por encubrimiento y otros delitos se encuentran Alejandro Maldonado (21), Adolfo Rico Agreda (26), Franklin Cordero (28), Leonar Marcano (32) y Eva Armas Mejías (39).

Fuente