Atentado en Ankara, Turquía, dejó 28 muertos y 61 heridos
Firefighters try to extinguish flames following an explosion after an attack targeted a convoy of military service vehicles in Ankara on February 17, 2016.
At least five people were killed and 10 people were wounded in a car bombing in the Turkish capital Ankara on February 17, the city’s governor said. The attack targeted a convoy of military service vehicles, Ankara governor Mehmet Kiliclar said, quoted by the CNN-Turk and NTV channels.
/ AFP / STRINGER

TURQUIA.- Al menos 28 personas murieron y 61 resultaron heridas el miércoles por la noche en un atentado con coche bomba dirigido contra vehículos militares en pleno corazón de la capital turca, Ankara, el último de una serie de ataques que han sacudido el país.

El ataque tuvo como blanco un convoy de vehículos del ejército que se encontraba cerca de la plaza de Kizilay, precisó el gobernador de la capital turca Mehmet Kiliçlar, en declaraciones a medios locales. Cerca de esta plaza está la sede del estado mayor del ejército turco, el Parlamento y varios ministerios.

La explosión, de una gran fuerza, se escuchó en casi toda la capital y provocó pánico entre sus habitantes, constataron periodistas de la AFP.

El atentado no ha sido por el momento reivindicado, pero el presidente turco Recep Tayyip Erdogan prometió de inmediato que habrá una respuesta. “Turquía no dudará en utilizar en cualquier momento, en cualquier lugar y en cualquier ocasión su derecho a defenderse”, aseguró.

“Aún no disponemos de información sobre los autores del ataque”, dijo el viceprimer ministro y portavoz del gobierno, Numan Kurtulmus, ante periodistas. Pero “los encontraremos”, garantizó.

“Los que cometieron y organizaron este ataque atroz contra nuestro país, nuestra gran nación y nuestra democracia no lograran nunca sus objetivos”, declaró por su parte el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.

El ataque se produjo a las 18h31 locales (16h31 GMT) y su blanco fue “vehículos de servicio que transportaban a personal militar”, precisó el estado mayor. Los vehículos estaban detenidos frente a un semáforo.

– Condena internacional –

Varias ambulancias y camiones de bomberos fueron enviados al lugar del atentado, que fue acordonado por la policía.

El primer ministro turco anuló de inmediato una visita que tenía previsto realizar desde el miércoles por la noche a Bruselas para hablar sobre la crisis de los migrantes con los funcionarios de la Unión Europea (UE).

Fuentes diplomáticas europeas señalaron luego que la reunión del grupo de once países “voluntarios” de la UE para acoger a refugiados fue cancelada tras el atentado.

Erdogan por su parte anuló una visita prevista para el jueves a Azerbaiyán.

Estados Unidos, la Unión Europea, la OTAN y Francia condenaron el atentado y expresaron su solidaridad con los turcos.

Turquía vive en estado de alerta permanente desde hace varios meses, cuando empezó una serie de atentados que el gobierno atribuye al grupo yihadista Estado Islámico (EI).

El más grave fue el doble atentado suicida del 10 de octubre pasado durante una manifestación por la paz en Ankara, que dejó un saldo de 103 muertos y 500 heridos.

El 16 de enero, diez turistas alemanes murieron en un ataque, atribuido al EI, en un barrio turístico de Estambul.

Además, desde el año pasado, el país se ha visto afectado por la reanudación del conflicto kurdo. Las fuerzas de seguridad y activistas del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) se enfrentan a diario en el sureste del país, de mayoría kurda.

El PKK ataca regularmente convoyes militares.

La reanudación de los enfrentamientos, tras más de dos años de tregua, hizo volar en pedazos los diálogos de paz que iniciaron en 2012 para buscar una solución al conflicto kurdo que ha dejado más de 40.000 muertos desde 1984.

La tensión es latente desde hace varios días en la frontera turco-siria, en donde la aviación turca bombardea posiciones de las milicias kurdas en Siria.

Al menos 500 rebeldes sirios cruzaron el miércoles, “bajo la supervisión de las autoridades turcas”, la frontera turca con la intención de ir hacia la ciudad siria de Azaz, en la provincia de Alepo (norte) para “brindar ayuda a los insurgentes, frente al avance de las fuerzas kurdas”, dijo a la AFP Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

FUENTE