SANTIAGO
SANTIAGO. Tres tripulantes de una avioneta murieron luego de que el aparato cayera este domingo en un platanal de la comunidad Estancia Nueva, del municipio de Puñal, en esta provincia.

Los muertos son los hermanos José Ariel y Joselito Gómez Marte, de 28 y 26 años de edad, respectivamente, y Yensy Mateo Sánchez, de 26 años. Los hermanos eran mecánicos.

La avioneta PA28 3 PAX matrícula dominicana, HI51 Piper Warrior, era piloteada por José Ariel, partió a las 12:15 del mediodía del Aeropuerto Internacional del Cibao, después de dársele mantenimiento, y sobrevolaba sobre la referida localidad, donde se precipitó.

“Ellos habían realizado un mantenimiento y estaban haciendo el vuelo de reconocimiento operacional, como se corresponde cuando se hace ese tipo de chequeo”, declaró el coronel piloto Emmanuel Souffront Tamayo, director de la Comisión Investigadora de Aeronáutica de Aviación Civil.

Indicó que la torre de control perdió contacto con el piloto de la aeronave accidentada 20 minutos después de haber despegado.

Mientras que vecinos de la comunidad donde se precipitó la nave, señalaron que el aparato sobrevolaba apagado y los tripulantes realizaban señales con las manos por las ventanas mientras cruzaban por encima de un parque de béisbol.

“Al parecer era a los peloteros que estaban jugando que le pedían que despejaran el área para ellos aterrizar. Poco después se cayó aquí”, refirió Juan García, un comunitario.

Al lugar llegaron representantes de los cuerpos de bomberos de Santiago y del Aeropuerto Cibao, así como miembros de la Policía, el ministerio público y ejecutivos de la terminal aérea.

El área fue acordonada para evitar que los cientos de curiosos que acudieron al lugar borraran las evidencias, que permitan determinar las causas que originaron el accidente.

Los miembros de los organismos de socorro tardaron poco más de dos horas para sacar los cuerpos de las tripulantes del interior de la avioneta, la cual quedó prácticamente destruida.

Los cuerpos de las víctimas fueron trasladados al Instituto Nacional de Ciencias Forense (INACIF), en Santiago.

FUENTE