Grupos y activistas hispanos vuelcan su apoyo a un “aliado clave” de los latinos

Washington, D.C.- Sin asomo del viacrucis que se le viene encima, el senador demócrata por Nueva Jersey,  Bob Menéndez, se declaró este jueves no culpable de los cargos de corrupción que pesan en su contra, mientras las principales organizaciones hispanas se volcaron en su defensa.

Menéndez, de 61 años, se presentó ante el tribunal federal de Newark, capital del estado, para responder a los 14 cargos criminales que le imputó el Departamento de Justicia el miércoles por presunta corrupción en un documento de 68 páginas.

Su amigo y donante político, el oftalmólogo dominicano, Solomon Melgen, también se declaró no culpable de los mismos cargos.

Menéndez, que el miércoles renunció a su encumbrado puesto como demócrata de mayor rango en el Comité de Relaciones Exteriores del Senado, es acusado de usar indebidamente su cargo e influencia para beneficiar los intereses financieros y personales de Melgen.

Según la acusación, Menéndez aceptó cerca de un millón de dólares en lujosos regalos y donaciones políticas de Melgen a cambio de favores políticos.

De ser declarado culpable, en un litigio que podría tardar meses, Menéndez podría recibir una larga sentencia carcelaria. Tan solo ocho de los cargos, por soborno, acarrean una sentencia máxima de hasta 15 años en prisión cada uno.

Menéndez se presentó ante el juez federal William H. Walls, quien le ordenó entregar su pasaporte.

Melgen recibió una fianza de $1.5 millones. También tuvo que entregar su pasaporte y no podrá usar su avión particular.

La próxima audiencia será el próximo 22 de abril y se prevé que el juicio empezará el 13 de julio próximo.

Aunque no es el primer senador en afrontar juicio, el caso de Menéndez ha sacudido al Partido Demócrata y a la comunidad hispana debido a su notable trayectoria en contra de la corrupción pública en Nueva Jersey y en defensa de los latinos en todo el país.

Ahora ese mismo Menéndez, un líder nacido en el seno de una familia inmigrante cubana de un barrio pobre en Nueva York,  se encuentra en el banquillo de los acusados.

¿Motivaciones políticas?

Los cargos fueron presentados tras una investigación de tres años por la Oficina Federal de Investigaciones (FBI), que analizó las acciones de Menéndez entre enero de 2006 y enero de 2013.

Menéndez asegura que se trata de represalias de enemigos que quieren silenciarlo, queja que encuentra eco entre algunos en la comunidad inmigrante.

En ese sentido, Aileen Joseph, una abogada en el sur de Florida, acusó al Departamento de Justicia de ensañarse contra Menéndez por criticar parte de la política exterior de la Administración Obama.

“Como votante y ciudadana privada, no me cabe duda de que esto tiene motivaciones políticas. Menéndez se opone a un acuerdo nuclear con Irán – un estado patrocinador del terrorismo- y estaba trabajando en una legislación para escudriñar cualquier acuerdo. Esta presentación de cargos ahora es muy sospechosa”, apuntó.

Ni el Departamento de Justicia ni la Casa Blanca han querido comentar al respecto.

Apoyo de la comunidad

Una tras otra, las principales organizaciones de la comunidad hispana y diversos líderes demócratas dentro y fuera del Congreso se han volcado en defensa de Menéndez, elogiando su lucha a favor de la reforma migratoria y de los inmigrantes en general.

Menéndez ha mostrado un “inquebrantable” compromiso con los hispanos y “así como ha estado con nosotros, allí estaremos con él”, dijo Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza (NCLR).

Los líderes de la Cámara de Comercio Hispana (USHCC), la Red de Líderes Latinos, y la Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC) también respaldan a Menéndez, al calificarlo como un “campeón” de la comunidad hispana.

Sus partidarios, de hecho, han lanzado esta página web que recaba el apoyo de políticos y ciudadanos de a pie.

“La reacción y el enorme apoyo de las organizaciones hispanas no sorprende, porque más que un ataque a ‘uno de los suyos'”, lo ven como un ataque a la comunidad. Menéndez ha sido el megáfono de los hispanos en el Congreso”, dijo a este diario José Parra, ahora consultor demócrata y ex asesor del líder de la minoría demócrata del Senado, Harry Reid.

“En EEUU eres inocente hasta que se demuestre lo contrario… no hay nadie como Menéndez en el Senado, con sus conocimientos e influencia en temas latinos. Sin él, nos quedamos mudos en el Senado, y ahora que está en una situación difícil,  no se le puede dar la espalda”, enfatizó.

FUENTE