bid

Lluvias y sequías son los efectos más conocidos del cambio climático. Resulta que también aumenta la cantidad de migrantes haitianos hacia República Dominicana, en un concepto conocido como “refugiados climáticos”.La demografía, economía y la degradación del medioambiente varía de un Estado a otro en las consecuencias que puede dejar un mismo fenómeno atmosférico. El huracán Matthew, dejó más de 900 muertos en Haití, cuando en República Dominicana hubo solo cuatro, sirve de ejemplo.

“En Haití tenemos una población de más de 10 millones de personas en una superficie de 27,750 kilómetros cuadrados. Es diferente de otros países, como República Dominicana, que tiene más o menos la misma cantidad de personas (y una superficie de 48,442 km2)”, detalló el representante de la Plataforma de la Sociedad Civil sobre el Cambio Climático en Haití, Michel Edouard Alcimé.

Todo este preámbulo le sirvió a Alcimé para referirse a cómo los movimientos migratorios aumentan tras catástrofes de la naturaleza. Eso porque, según dice, entre los efectos del cambio climático está que desestabiliza la tierra, disminuye los caudales de ríos que traen escasez en la producción de alimentos. Y los que trabajan en la agricultura entonces tienen que buscar otros oficios. O también emigran. “No saben qué van a encontrar allá, pero (piensan) mejor ir que quedarse. Esa es una manera también de adaptarse al cambio climático”, aseguró Edouard Alcimé.

Alcimé, es director adjunto del Servicio Jesuita a Migrantes (SJM). Cuando se le cuestiona sobre las movilizaciones hacia República Dominicana, a propósito en octubre del paso del huracán Matthew, él responde que no podía dar cantidad exacta de esas movilizaciones, pero que a través del SJM se hacen monitoreos en la frontera sur y norte de Haití. “Hemos observado eso, que en cada catástrofe, hay un aumento de flujo de migración hacia República Dominicana y algunos países como Chile y Brasil”.

Alcimé dio estas declaraciones al participar en la XVI Reunión del Grupo Banco Interamericano de Desarrollo (BID) con la Sociedad Civil que se celebra desde ayer en República Dominicana, con la participación de más de 400 representantes de organizaciones de Latinoamérica. Este año la reunión, que termina hoy miércoles, versa sobre los desafíos de la región en materia de crecimiento sostenible y cambio climático.
En este escenario, Michel Edouard Alcimé explicó que los “refugiado climático” son los desplazados que resultan de los efectos del cambio climáticos. Estas personas pueden emigrar hacia otros puntos del país o hacia otros países. “Después de una catástrofe hay daños y la gente por muy baja capacidad de resiliencia tienen que moverse… mucha gente del sur sale para Puerto Príncipe o Cabo Haitiano, pero en muchas ocasiones dejan el país. Entonces los llamamos refugiados climáticos”, agrega.

Edouard Alcimé, que representa a SJM en la Plataforma de la Sociedad Civil sobre el Cambio Climático, reconoce cómo estos desplazamiento pueden crear inestabilidad en el país que los recibe. Lo bueno es que llega mano de obra capacitada, con capacidad de adaptarse y voluntad para trabajar. “Pero al mismo tiempo esas personas necesitan servicios y eso a veces crea conflictos…”. La migración en este panorama generalmente es irregular, por lo que hace que los desplazados no cuenten con protección y sean blanco de abuso a los derechos humanos, asegura el representante de la sociedad civil de Haití.

BID: “Se cobra muy pocos impuestos y mal”

Alexandre Meira da Rosa, vicepresidente de Países del BID, sugirió mejorar la recaudación tributaria en la región. “Nuestros países, República Dominicana no es distinto, por increíble que parezca cobran muy pocos impuestos a la gente y los cobra mal. Podrían cobrar mejor sin tener que cobrar más”, enfatizó. Meira da Rosa, quien es la máxima autoridad del BID que está en el país por el evento, señaló que entre los desafíos de la sostenibilidad está el uso eficiente de la energía y la recaudación justa de impuestos.

Las plantas de carbón no son financiadas por BID

Desde hace algunos años el BID no financia plantas de carbón para generación de energía, “debido al tema de la sostenibilidad ambiental”, dijo Alexandre Meira da Rosa. Pero aclaró que las plantes a carbón modernas, de última generación son muy eficientes y una alternativa viable. A Gerald Mcelroy, de la empresa Kaya Energy de sistemas de energía solar, también se le preguntó su opinión sobre las plantas a carbón, como fuentes de energía. Respondió que esa empresa promueve la energía renovable.

FUENTE