Casa Blanca-estados-unidos-raccoon-knows

La Casa Blanca rechazó este martes el fallo del quinto circuito de apelaciones que anoche puso freno a la puesta en marcha de los alivios migratorios, mientras el Departamento de Justicia piensa apelar el caso ante el Tribunal Supremo.

En un fallo de 2-1, el Quinto Circuito de apelaciones en Nueva Orleans (Louisiana) determinó que la Administración Obama no puede proceder con la extensión del programa de “acción diferida” (DACA) de 2012 ni implementar alivios para los adultos indocumentados que tengan hijos ciudadanos o residentes permanentes en EEUU.

La mayoría de los grupos pro-inmigrantes de inmediato manifestaron su rechazo del fallo pero coincidieron en que éste abre el camino para que la Administración Obama apele el caso ante el Tribunal Supremo.

Un funcionario de la Casa Blanca también rechazó “firmemente” el dictamen de la corte conservadora porque, según señaló, el Tribunal Supremo y el Congreso han dejado en claro que el gobierno federal puede establecer prioridades en el cumplimiento de nuestras leyes de inmigración”.

Las políticas de “acción diferida”, como las de los alivios migratorios, mejoran la seguridad en las comunidades y ayudan al crecimiento económico, y precisamente por ello es que gobiernos de ambos partidos han adoptado estas políticas migratorios durante más de medio siglo, explicó en un comunicado.

La demanda interpuesta por 26 estados para frenar los alivios migratorios está impidiendo que las personas que han ido parte de sus comunidades durante años puedan trabajar legalmente, contribuir a la economía con el pago de impuestos, y rindan cuentas, agregó el funcionario.

En la actualidad, continuó, 15 de los 50 estados de la nación y el Distrito de Columbia, sede de la capital estadounidense, además de líderes empresariales, policiales, académicos, políticos y religiosos, entre otros, han pedido a los tribunales que den luz verde a los alivios migratorios.

Apelación ante el Tribunal Supremo

La fuente había afirmado que los departamentos de Justicia y de Seguridad Nacional “están revisando la decisión del tribunal mientras evaláun los próximos pasos apropiados”.

Más adelante, un portavoz del Departamento de Justicia, Patrick Rodenbrush, confirmó que, en efecto, la agencia apelará el dictamen ante el Tribunal Supremo, aunque no precisó fecha.

El Departamento de Justicia está comprometido “a tomar medidas para resolver el litigio con la mayor celeridad posible para que el Departamento de Seguridad Nacional ” pueda dar prioridad a la deportación de los peores criminales, no de la gente que tiene largos vínculos con EEUU y están criando niños estadounidenses”, dijo.

“El Departamento (de Justicia) no está de acuerdo con el dictamen adverso del Quinto Circuito y tiene intención de solicitar una revisión del Tribunal Supremo”, afirmó Rodenbush.

Mientras, la Casa Blanca dejó en claro que seguirá instando al Congreso a que “apruebe el tipo dereforma migratoria integral que tiene el apoyo del pueblo estadounidense”.

FUENTE