CDEEE

SANTO DOMINGO. La Corporación Dominicana de Empresas Eléctricas Estatales (CDEEE) anunció en la mañana de ayer que logró renegociar un acuerdo de “reconocimiento de deuda” con las empresas privadas generadoras de electricidad, lo que equivale a un monto de US$778 millones. Los acuerdos abarcan el 90% de lo adeudado.

Su vicepresidente ejecutivo, Rubén Bichara, informó que después del acuerdo, el saldo pendiente de la deuda con las generadoras asciende a menos de US$100 millones.

En la semana del 17 al 23 de agosto, antes del inicio de las renegociaciones, el saldo de esa deuda era de US$873.3 millones, según los informes de la Asociación Dominicana de la Industria Eléctrica (ADIE).

Las condiciones de la renegociación consisten en un plazo vencimiento de 59 meses, con pagos mensuales de intereses y capital, a una tasa de interés de 10% anual.

En el acuerdo se contempla realizar pagos mensuales de intereses entre agosto y diciembre de 2015, cuyos montos aproximados varían de US$4.1 millones a US$6.5 millones. Pero a partir de enero del 2016 y hasta julio de 2020, los pagos incluirán la amortización del capital, con una cuota descendente, cuyo monto inicial es de unos US$20.9 millones, y un valor final aproximado de US$14.3 millones.

El vicepresidente ejecutivo de la CDEEE afirma: “A grandes rasgos se tenía una estructura de deuda con más de 500 millones de dólares a tasas de alrededor de 7%, y más de 300 millones de dólares a tasas que llegaba hasta 32%”. Sostiene que de haberse mantenido esa situación en el pago de las cuentas por cobrar de parte de las generadoras, para las finanzas públicas “hubiese implicado un impacto negativo” estimado en US$151,398,787. Con los acuerdos, el Estado se ahorra ese monto, observa.

Durante 2015, el Gobierno ha emitido bonos globales a tasas de interés tan bajas como 5.5%, con plazos de vencimiento de 10 años, y a tasas de interés de 6.85% con plazos de vencimiento de 30 años.

El total de esas emisiones suman los US$3,300 millones. Este reportero le preguntó a Rubén Bichara sobre la razón de que no se haya optado por emitir bonos globales en los mercados internacionales, para pagar una deuda que por demás es en dólares.

Bichara respondió: “Si tú quieres incrementar la deuda pública, ése es un camino”.

Descarta que con la modalidad implementada se genere deuda pública, pues no otorga garantías soberanas.

Bichara se pregunta si cuando el país coloca bonos en el extranjero, los inversionistas cobran los mismos intereses en los casos en que tenga (el país) “una deuda alta o una deuda baja?” Se responde que en caso colocarlos el país “pierde como quiera”, pues incrementaría su deuda. Además, para la emisión de bonos globales hay que “emburujarse” con el Congreso, trabajar con Hacienda”, además de que “cambia la calificación crediticia del país”, amplía.

El funcionario considera que el acuerdo de reconocimiento de deudas firmadas con las generadoras no significa “desde el punto legal y financiero” una deuda pública, porque se emite contra el flujo de caja de las tres distribuidoras.

Sin embargo, en el primer acuerdo, rubricado con la generadora EGE Haina, se establece que la CDEEE se compromete a notificar al Ministerio de Hacienda “la inclusión de la cobertura de servicio de deuda con las generadoras de electricidad”, o que en caso de que aplique, se incluya al cesionario (en ese caso el Banco de Reservas), “en la partida de subsidio de la CDEEE dentro del Presupuesto”.

Los acuerdos de reconocimiento de deudas establecen que se creen “cuentas concentradoras” en el Banco de Reservas en las que las tres empresas distribuidoras depositen el 80% de su flujo de caja. Desde estas cuentas se giran los fondos cada mes para pagarles a los generadores, o a quienes éstos hayan vendido sus derechos sobre la deuda.

Pero desde la capitalización, las tres EDEs tienen un balance negativo en su flujo de caja, lo que desvía la mirada hacia el Presupuesto Público, que es la fuente de los subsidios para el sector eléctrico.

EDES, con pérdidas de 32.1%
Los acuerdos de reconocimiento de deudas constituyen instrumentos negociables que las empresas de generación pueden vender a terceros para recibir los fondos adeudados. Los montos negociados son US$278.1 millones, adeudados por EdeSur; US$288.9 millones, correspondientes a EdeNorte; y US$211.1 millones adeudados por EdeEste. Las tres EDEs, con pérdidas promedio de 32.1% de la energía que compran, son subsidiadas por el Gobierno.

FUENTE