image

 

Si te fijas en el mercado (más precisamente el sector de belleza y perfumería) podrás encontrar muchos ejemplos de plantas beneficiosas para nuestra salud.

Todas aquellas que forman parte de los componentes de las cremas, lociones, champú o acondicionadores las podemos emplear también de manera natural. Uno de los casos es la menta, que aporta sus propiedades para la salud de nuestro cabello.

Entérate de más a continuación.

¿Para qué sirve el champú de menta?

Son muchas las bondades de esta planta para nuestra belleza y salud. Si deseas tener un cabello bonito y radiante, no dudes en usar menta. ¡Elimina muchos de los típicos problemas relacionados con el pelo y cuero cabelludo!

Elimina los piojos

La menta actúa de diferentes maneras. En primer lugar porque calmará la picazón y, además, servirá para aniquilar esos molestos parásitos que se apoderan de nuestra cabeza y no nos dejan en paz.

Lee también: 7 remedios naturales para eliminar los piojos y liendres en poco tiempo

Combate la caspa

También reduce el picor y la inflamación causados por la caspa. La menta calma la irritación, por lo que los deseos de rascarnos desaparecerán. Por ello muchos champús anticaspa incluyen esta hierba en sus fórmulas.

Combate la caspa

Hace crecer el cabello

Si combinas tu champú habitual con un poco de aceite esencial de menta y masajeas vigorosamente el cuero cabelludo lograrás estimular el flujo sanguíneo hacia la zona. Esto traerá como consecuencia un pelo más fuerte y sano que crecerá más rápido.

Recetas para preparar champú de menta para cabellos grasos

En el caso de que tengas el cabello grasoso, sin brillo y quebradizo puedes disfrutar de las bondades de la menta en algunas recetas caseras de champú.

Receta 1 de champú de menta para cabellos grasos

Si tienes este tipo de pelo sabrás que, por más de que lo laves, en seguida parecerá que hace mucho que no lo limpias como corresponde. Las glándulas sebáceas trabajan más de lo habitual y la consecuencia es la grasitud excesiva en las hebras de cabello.

Un champú de menta te puede ayudar a revertir o controlar la situación.

Ingredientes

2 tazas de agua destilada (500 ml)
1 cucharada de hojas de menta (10 g)
1 cucharada de melisa o toronjil (10 g)
1 cucharada de cáscara de limón (10 g)
20 gotas de aceite esencial de menta
1 taza de champú (preferentemente para bebés) (250 ml)

Preparación

Calienta el agua destilada y, cuando rompa el hervor, retira del fuego.
Echa las hojas de menta y la cucharada de melisa. Agrega la cáscara de limón.
Cubre y deja reposar durante 30 minutos. Pasado ese tiempo, cuela y reserva el agua.
Añade el aceite esencial de menta y remueve bien. Por último, agrega el champú y mezcla.
Ponlo en un frasco con tapa hermética y guarda en la nevera cuando no lo estés usando.
En estas condiciones dura 4 semanas antes de echarse a perder.

Receta 2 de champú de menta para cabellos grasos

En el caso de que no tengas los elementos de la anterior receta (sobre todo el aceite esencial de menta, que es más difícil de conseguir) puedes optar por esta segunda alternativa con las mismas propiedades para tu cabello grasoso.

Ingredientes

2 cucharadas de hojas de menta (20 g)
1 cucharada de hojas de romero (10 g)
½ taza de agua (125 ml)
¼ taza de champú para niños (62 ml)

Preparación

Pon a hervir el agua. Mientras tanto, pica bien las hojas de menta y las de romero.
Cuando el agua entre en ebullición retira del fuego, echa las hierbas y deja reposar media hora.
Pasado el tiempo recomendado cuela y reserva el agua. Integra con el champú y listo. ¡Ya lo puedes usar!

Receta 3 de champú de menta para cabellos grasos

Por supuesto que las opciones abundan y afortunadamente siempre puedes preparar la receta que más te convenga, te guste o para la cual tengas los componentes necesarios. En este caso, además de menta, lleva salvia.

Ingredientes

1 y ½ cucharada de salvia (15 g)
1 y ½ cucharada de menta (15 g)
1 taza de agua (250 ml)
½ taza de champú neutro o para bebés (125 ml)

Preparación

Coloca el agua en el fuego y echa la salvia y la menta (ambas secas y picadas).
Cuando hierva deja que se realice la decocción durante unos 15 minutos. Retira del fuego y tapa para que infusione bien.
Filtra y vierte el líquido en el frasco de champú (o en otro recipiente y después envasa).
Lava el cabello con esta receta casera día por medio.

Receta 3 de shampú de menta para cabellos grasos

Una última opción para mejorar este problema capilar tan habitual. ¡No desesperes! Existe una solución para ti.

Ingredientes

1 taza de agua (250 ml)
3 cucharadas de menta (30 g)
3 cucharada de tomillo (30 g)
1 taza de jabón neutro (250 ml)
Preparación

Calienta el agua y, cuando hierva, retira del fuego.
Añade la menta y el tomillo secos, tapa y deja que se infusione unos 5 minutos antes de colar.
Ralla el jabón neutro y mezcla con el líquido anterior.
Cuando se haya enfriado por completo pasa a un recipiente y guarda en la nevera.
Puedes usar como cualquier champú habitual.

¿Y para la caída del cabello?

También existe una alternativa natural con menta si el pelo se te suele caer mucho.

Ingredientes

1 taza de shampú neutro o para niños (250 ml)
1 cucharada de ortiga (10 g)
1 cucharada de tomillo (10 g)
1 cucharada de menta (10 g)
1 taza de agua (250 ml)
5 gotas de aceite esencial de romero
5 gotas de zumo de limón
3 gotas de vitamina E

Preparación

Primero, calienta el agua y, cuando llegue a ebullición, añade las hierbas (ortiga, tomillo y menta). Deja infusionar 20 minutos tapado.
A continuación, filtra y mezcla con el champú neutro. Vierte el aceite esencial y el zumo de limón (también puede ser aceite esencial de limón).
Por último, añade la vitamina E (se consigue en casas naturistas en cápsulas) y remueve para que te quede bien homogéneo.
Cuando esté frío pasa a un recipiente o frasco de champú y usa cada vez que te laves la cabeza.

Fuente