image

 

Más allá de las tendencias de la temporada, existe un grupo de prendas y complementos catalogados como básicos por funcionar como punto de partida para cualquier look. Sirven como base a la hora de vestirnos y nunca pasan de moda pero, ¿cuáles son? ¿cómo los combino? ¿dónde puedo encontrar los mejores? ¿qué debo tener en cuenta? Te sacamos de dudas:

Prioriza calidad a cantidad: no necesitas tener tres modelos de cada una de las prendas. Al ser piezas de fondo de armario, es preferible que inviertas en una de corte impecable y tejido duradero para que siempre se mantenga perfecta. ​​

Escoge la que mejor te siente: resulta obvio, pero no por ello debemos olvidarlo. No tengas miedo a probar diferentes modelos de estilos y marcas diferentes hasta dar con aquella camisa, vestido o cazadora que sientas como una segunda piel. No querrás quitártela.​​

Combina entre sí: lo bueno del fondo de armario es que puedes utilizarlo como salvavidas ante la temida pregunta del “¿qué me pongo?”. Cuenta cada una de las prendas como comodín en cualquier momento del día o época del año y mézclalas entre ellas o con lo que sea tendencia.
​Qué prendas son y cómo llevarlas:

​Vestido negro: dilo en francés (‘Le petite robe noire’) en inglés (‘little black dress’) o en castellano, pero no olvides hacerte con uno de calidad. Para el día, llévalo con zapatos masculinos o bailarinas para restarle formalidad, y por la noche lúcelo siempre con tacón ya sea en sandalia, stiletto o botín.

​Camisa blanca: lo mismo te sirve para ir a trabajar con un pantalón de pinzas que para salir una noche con un vaquero desgastado y un top lencero debajo. No hay mejor comodín.

Cazadora perfecto: su carácter rebelde hace que ​​funcione con todo. La clásica biker tiene que ser de cuero, en color negro, y en su justa medida, ni oversize ni excesivamente ajustada. ​​

Jeans: aunque tengas más de un pantalón vaquero, hay uno que por su tono y forma encumbrarás a modo de uniforme 24/7.

Zapato negro de tacón: el clásico stiletto​​ no necesita una lista de motivos para entrar en tu armario. Si aún no tienes un par, estás tardando en hacerte uno.

Jersey de punto: en color gris se convertirá en el mejor aliado para el entretiempo. Busca uno fino, suelto y de cuello a la caja para poder llevarlo en cualquier ocasión.

Abrigo camel: su tono tierra no es el más favorecedor, pero sí el más sencillo de combinar con cualquier otro. El clásico es de largo medio y tipo batín, pero cada vez son más las versiones de este estiloso modelo contra el frío. ​​

Zapatillas blancas: el auge de la moda sport ha elevado las sneakers a la categoría de imprescindibles. Su gran baza, la comodidad.

Fuente