Scott Green-sargento-policia-suffolk-long island-RACCOON KNOWS

El exsargento de la Policía del Condado de Suffolk, Scott Greene, fue sentenciado este viernes de 1 a 3 años de prisión por robar dinero de conductores hispanos en Long Island.

La sentencian de este viernes contra Greene fue en tres casos, a pesar de que había sido encontrado culpable en seis cargos. En total fueron 21 inmigrantes los que dijeron haber sido víctimas del exsargento.

Green fue encontrado culpable de robo en cuarto grado y de mala conducta de un oficial, cargo último por el cual cumplirá un mínimo 1 año tras las rejas.

Según la acusación, el expolicía detenía a los conductores, todos hispanos, y tras pedirles sus documentos y revisar sus vehículos, les robaba dinero.

A pesar de que había sido acusado de robo con el agravante de “crimen de odio”, que era el cargo más grave que enfrentaba porque sus víctimas eran escogidas intencionalmente por ser inmigrantes, Greene no fue encontrado culpable de ese cargo en específico.

La abogada Nancy Trasande, que representa a varias de las víctimas en la demanda civil, indicó que seguirán buscando que Greene sea enjuiciado por segunda vez para incluir el total de las víctimas involucradas.

Robo sistemático a hispanos

Greene, un ex policía del Condado de Suffolk  por  más de una década detuvo a conductores, en su mayoría inmigrantes por supuestas infracciones de tránsito

Decenas de activistas pro inmigrantes se hicieron presentes en la Corte Federal de Derechos Civiles de Central Islip donde se dio el dictamen contra Green, quien de acuerdo con la organización LatinoJustice, por más de una década, utilizó su investidura de oficial para amedrentar a hispanos indocumentados, además

Los abogados de LatinoJustice Nancy Trasande y Foster Maer aprovecharon la oportunidad para pedir al Fiscal del Distrito de Suffolk que llame a un segundo juicio en el que puedan dar su testimonio todas las víctimas. Además piden que se haga una investigación más profunda ya que sostienen que, que otros oficiales también detenían sistemáticamente a los conductores hispanos para robarles.

Los abogados consideran que la justicia desestimó involuntariamente la mayoría de los casos y tienen la esperanza que en un segundo proceso, todas las víctimas restantes, “tengan derecho a su día en la corte”.

Juan Cartagena, presidente de LatinoJustice recordó que llevó hasta dos años convencer a las víctimas que denunciaran, atemorizados por no tener un estatus migratorio legal.

Entre los asistentes a la sentencia se encontraban miembros de Unidos por una Reforma Policial en Long Island (LIPR, por sus siglas en inglés) una organización que viene impulsando una campaña para poner fin a las prácticas policiales discriminatorias en Long Island.

Antecedentes

En marzo de 2015 Greene fue arrestado y acusado de robar a 21 automovilistas latinos luego de detenerlos por supuestas infracciones de tránsito. La conducta inescrupulosa del veterano de 25 años del Departamento de Policía del Condado de Suffolk (SCPD) quedó registrada en video durante un operativo encubierto, en el que fue detenido un oficial hispano que conducía un auto con cámaras de vigilancia.

La Oficina del Fiscal del Distrito de Suffolk dijo que el vídeo mostró a Greene robar un billete de $100 de la billetera del agente encubierto.

“El caso del exsargento Greene no es aislado”, dijo  en su oportunidad Juan Cartagena, “Según el testimonio de las víctimas, otros oficiales también participaban de este patrón de robo”.

La Fiscalía del Distrito de Suffolk reveló que entre julio de 2010 y enero de 2014, Greene detuvo a 21 hombres hispanos por infracciones de tránsito.

“Los robos venían ocurriendo desde hace una década y en fecha tan reciente como 2013”, dijo Cartagena. “Se trata de un patrón que resultaría imposible pasar inadvertido, por ello pedimos una investigación profunda que revele si los uniformados optaron por no denunciar a Greene”.

De acuerdo con la organización, uno de los afectados llamó a la Policía y amenazó con llamar a la prensa luego de ser robado. La voz al teléfono dijo que permaneciera en el sitio y más tarde un oficial llegó para devolver el dinero. Presumiblemente la Fiscalía tiene grabaciones de otro agente que, al igual que Greene, realizaba robos sistemáticos a conductores latinos.

Los abogados de LatinoJustice y la firma Shearman & Sterling LLP representan a los demandantes. Luego del arresto de Greene, la organización pidió a la Fiscalía que ampliara la investigación a otros agentes, pero hasta ahora el exsargento era el único acusado.

“Es inaceptable que la Policía perpetre delitos como estos”, dijo Irma Solís, organizadora de Se Hace Camino Nueva York de Long Island. “Varios de nuestros miembros fueron robados. Los oficiales optaron por robar a inmigrantes asumiendo que no reportarían”.

Los robos a automovilistas latinos ocurrieron mientras que el SCPD era investigado por elDepartamento de Justicia (DOJ) a raíz del asesinato de Marcelo Lucero a manos de un grupo de jóvenes blancos, en 2009. Para entonces LatinoJustice documentó decenas de casos en los que la uniformada dejó de investigar ataques de odio contra latinos, desalentando la denuncia. La organización pidió al DOJ iniciar una investigación independiente de la Policía de Suffolk.

“El sistema de justicia está quebrado para los latinos en el condado de Suffolk y debe ser reformado”, dijo Foster Maer, abogado de LatinoJustice.