Descalifican informe de EE.UU. sobre derechos humanos

SANTO DOMINGO. Varios legisladores y el presidente de la Junta Central Electoral (JCE) reaccionaron ayer en contra del reciente informe sobre Derechos Humanos 2014 del Departamento de Estado de los Estados Unidos, en el que se indica que el principal problema de derechos en el país es la discriminación contra los haitianos y sus descendientes.

Los consultados coincidieron por separado en que se trata de una intromisión inaceptable de parte de los Estados Unidos, a quien llamaron ayudar a Haití como lo ha hecho República Dominicana.

“Estados Unidos carece de moral para dar cátedra a República dominicana en lo que tiene que ver con los tratamientos a los inmigrantes”, aseguró el presidente de la JCE, Roberto Rosario.

“Si Estados Unidos se preocupa tanto por Haití, ¿por qué no destina una migaja de lo que invierte en comprar armas para matar personas en ayudar a los haitianos a organizar su sistema de registro civil, por lo menos?”, se cuestionó el diputado Gustavo Sánchez.

El legislador Nelson Guillén acusó al gobierno estadounidense de ser responsable de la crisis haitiana, por no haber respaldado gobernantes decentes y eficientes en Haití para que así la población no tenga que salir de su territorio.

A pesar de la defensa de las autoridades dominicanas, la posición de Haití es diferente. Ayer, el primer ministro haitiano Evans Paúl afirmó que la República Dominicana está usando “un subterfugio de mezcla de nacionalidad y raza”. “Es decir, que cualquiera que sea negro es asumido como haitiano, aun cuando haya nacido en la República Dominicana. Ese es el ambiente que se quiere crear. Yo no quiero usar el término racista, en referencia a esta situación, yo prefiero llamarlo discriminación”, dijo el funcionario.

Paúl entiende que con el retorno voluntario de más de 14,000 haitianos a su país, tras la culminación de la primera fase del Plan Nacional de Regulación de Extranjeros, “es claro que las repatriaciones masivas han comenzado”. “La República Dominicana no ha comenzado el proceso de repatriación formal, pero de hecho es una realidad”, aseguró.

El presidente de la JCE indicó que República Dominicana no había logrado políticas públicas migratorias cónsonas con su legislación, y es ahora cuando se puede decir que hay una reforma migratoria integral, cuyos componentes esenciales son la sentencia 168-13 del Tribunal Constitucional, el Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, la Ley 169-14, la auditoría a los libros de registro civil desde 1929 a la fecha y la acción administrativa de la Dirección General de Migración para beneficiar a los estudiantes haitianos.

Como parte de las iniciativas que ejecuta el gobierno dominicano para limpiar la imagen internacional del país ante la política migratoria local, ayer el ministro de Relaciones Exteriores, Andrés Navarro, se reunió en Guatemala con nueve cancilleres de Centroamérica, México y Colombia, y con la secretaria general del Sistema de la Integración Centroamericana (Sica), a quienes detalló los avances del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros.

Les informó que el programa representa sacrificios económicos para el país, con una inversión de más de RD$1,700 millones, y ha permitido que más de 288 mil personas con situación migratoria irregular se registren para obtener sus documentos.

FUENTE