Francis Lorenzo

NUEVA YORK. Un diplomático dominicano solicitó el martes a un juez que deseche los cargos en su contra por un escándalo de sobornos en la ONU, argumentando que goza de inmunidad.

Los abogados de Francis Lorenzo, de 48 años de edad, introdujeron los documentos en la corte federal de Manhattan. Solicitaron al juez Vernon Broderick desechar los cargos, entre los que se incluyen confabulación, soborno y lavado de dinero en contra del suspendido embajador ante Naciones Unidas.

El caso también resultó en cargos en contra de un expresidente de la Asamblea General de Naciones Unidas, así como contra un multimillonario chino, entre otros.

El abogado Brian Bieber escribió que Lorenzo tiene derecho a inmunidad debido a que trabajaba como diplomático entre 2011 y 2014, cuando ocurrieron los supuestos delitos. Recalcó que incluso la querella criminal interpuesta contra su cliente describe que Lorenzo ha sido representante permanente de República Dominicana ante la ONU desde 2004.

“Lorenzo está protegido de enfrentar juicio por las virtudes de su inmunidad diplomática”, subrayó el abogado. Añadió que diplomáticos como Lorenzo tienen derecho al más alto grado de inmunidad, protegiéndolos de acciones penales y civiles.

Lorenzo está en libertad con una fianza de dos millones de dólares tras entregarse a las autoridades federales el 6 de octubre.

Se declaró inocente de cargos de que recibió pagos de decenas de miles de dólares mensuales para apoyar la construcción de un multimillonario centro de conferencias auspiciado por la ONU y que el multimillonario chino, Ng Lap Seng, esperaba construir en su ciudad natal de Macao.

Ng es sujeto a monitoreo electrónico y lo vigilan guardias las 24 horas mientras está libre bajo una fianza de 50 millones de dólares. John Ashe, de Dobbs Ferry, Nueva York, está libre con una fianza de un millón de dólares luego de su arresto por cargos fiscales. La fiscalía dijo que es posible que presenten cargos adicionales contra Ashe, un exembajador de Antigua y Barbuda ante la ONU, y quien fungió un papel primordialmente ceremonial como presidente de la Asamblea General de Naciones Unidas durante un año, hasta septiembre de 2014.

Tanto Ng como Ashe se declararon inocentes.

James Margolin, portavoz de la fiscalía, declinó comentar sobre la solicitud de Lorenzo.

FUENTE