Samsung
 ha recibido muchos elogios por el diseño del Galaxy S6 Edge, dispositivo que dejó impresionadas a muchas personas que asistieron al MWC 2015. Gran cantidad de fanáticos de la compañía y de Android están ansiosos por poner sus manos sobre este nuevo smartphone, y en realidad la espera no será muy larga ya que el dispositivo estará llegando a los principales mercados del mundo en los próximos días.

El Galaxy S6 Edge tiene un diseño estupendo e integra materiales como cristal y metal en su construcción, pero estas características se han convertido en una espada de doble filo. Para empezar, debemos recordar que la batería del dispositivo no puede ser cambiada fácilmente, hay que llevar a cabo un proceso complejo para hacerlo, y además reparar el smartphone tampoco sería una tarea fácil según dicen los expertos.

El Galaxy S6 Edge es muy difícil de reparar

Hay dispositivos que son fáciles de reparar, algunos incluso podemos repararlos en casa si seguimos algunos tutoriales a través de Internet por ejemplo, pero este no es el caso del nuevo Samsung Galaxy S6 Edge. Si crees que serías capaz de reparar este móvil por tu cuenta, entonces probablemente deberías considerarte una persona experta en la materia.

Los chicos de iFixit, que han desarmado y rearmado cientos de dispositivos de muchas marcas, han publicado el proceso de desmontado y montado de los componentes del Galaxy S6 Edge y además le han dado un puntaje de reparabilidad sumamente bajo, solamente un 3/10. En otras palabras, lo recomendable es que solo un técnico certificado ponga sus manos sobre el hardware de este celular.

Así que ya sabes, si vas a comprarte un S6 Edge deberías cuidarlo muchísimo, ya que en caso de romperse la reparación podría salir sumamente cara debido a que se trata de un proceso tedioso y que resulta bastante complejo.

FUENTE