Papa-Francisco-pareja-Gay-raccoon-knows

El Vaticano se distanció ayer viernes de Kim Davis, una funcionaria de un condado de Kentuchy que protagonizó un encendido debate sobre el matrimonio gay en Estados Unidos, diciendo que ella fue una de decenas de personas a quienes el Papa Francisco saludó antes de partir de Washington y que ese encuentro no debía “considerarse una forma de apoyo a su posición” sobre el tema.

En un nuevo giro a la controversia, el Vaticano reveló que el “único encuentro real” que Francisco sostuvo en Washington fue con un antiguo alumno suyo y con su familia, a quién más tarde identificó como Yayo Grassi, un hombre gay de nacionalidad argentina.

El Vaticano dijo que el encuentro entre el Papa y Davis, quien estuvo presa por negar licencias de matrimonio a parejas gay no es un “apoyo” del Pontífice.

El portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, dijo en un comunicado que ese encuentro “ha continuado provocando una serie de discusiones y comentarios”.

“Con el fin de contribuir a una comprensión objetiva de lo que sucedió puedo aclarar los siguientes aspectos”, dijo Lombardi antes de precisar que el Papa se reunió “sucesivamente con varias decenas de personas invitadas a la Nunciatura para saludarle.

“La única ‘audiencia’ concedida por el Papa en la Nunciatura fue a uno de sus antiguos alumnos y su familia”, añadió el portavoz. Lombardi se refirió a Grassi, quien también confirmó su reunión privada con el Papa durante una entrevista concedida a Univision.

“Soy homosexual, tengo una pareja de Indonesia desde hace 19 años y me reuní con el Papa durante su viaje a EEUU”, dijo Grissi, un antiguo alumno de Francisco al confirmar que él, su novio (Iwan Bagus) y cuatro amigas estuvieron reunidos con Francisco, el 23 de septiembre.

Fue un día antes del encuentro con Kim Davis. Y no fue el primero, ya se habían reunido él y su novio con anterioridad en el Vaticano con Francisco.

“Conoce mi relación y conoce a mi pareja. Y me siento apoyado por Francisco completamente”, declaró Grassi en una conversación telefónica desde Washington con Univision.

El Papa fue su maestro de literatura y psicología en la escuela de la Inmaculada Concepción, en Argentina, en 1964.

FUENTE