zonas francas

SANTO DOMINGO. La República Dominicana cuenta con un sector de zonas francas diversificado y con cifras muy favorables en los últimos años, las cuales se reflejan a través del crecimiento de la cantidad de empresas, de los empleados y del aumento de las inversiones y de las exportaciones de sus productos.

Pero la idea no es conformarse con esas buenas cifras, y para mejorarlas, el Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación (CNZFE), ha continuado su trabajo de conquistar nuevos potenciales inversionistas. Para tales fines, la semana pasada, realizó dos foros de inversión en Alemania, de los cuales se esperan resultados positivos.

En 2014, el sector zonas francas registró un crecimiento de 4.2%, gracias al desempeño positivo observado en las exportaciones de las principales ramas de actividades que lo conforman, tales como fabricación de sustancias y productos químicos, que aumentaron un 7.4%, equipos médicos y quirúrgicos, un 3.4%; productos textiles, de cuero y calzado, así como prendas de vestir, 3.6%, y otras industrias manufactureras, un 8.%.

En el primer trimestre de 2015, el sector zonas francas también registró un crecimiento de 4.1% en su valor agregado, e igual fue sustentado por las ramas que crecieron en 2014. En ese sentido, se muestra que para enero-marzo de 2015 las exportaciones de zonas francas aumentaron 6.2%, de las cuales, se destacan las siguientes actividades: elaboración de productos textiles, prendas de vestir, productos de cuero y calzado, 4.6%; fabricación de sustancias y productos químicos, 11%; equipos médicos y quirúrgicos, 7.3%, y otras industrias manufactureras, 4.4%.

Sin embargo, todavía parte de las empresas de zonas francas que han aprovechado esta bonanza y que en 2007 tomaron préstamos a los bancos comerciales con aval del Estado, no han honrado esos compromisos financieros.

Y a pesar de que la Asociación Dominicana de Zonas Francas se había comprometido a gestionar el pago de estos empréstitos, no se conoce que hayan hecho algo al respecto.

El pasado 7 de este mes, el senador de la provincia San Cristóbal, Tommy Galán, depositó un proyecto que modifica la Ley 174-07 sobre el aval financiero como garantía a los préstamos otorgados por los bancos comerciales a las empresas de zonas francas para poder cobrarle a 29 de las 31 empresas de este sector que tomaron el financiamiento con el Estado como garante.

Este proyecto, el cual pretende recuperar unos RD$1,200 millones prestado a empresas del sector zonas francas, se encuentra en una comisión de estudio en el Senado, según indica la página web oficial de la cámara alta.

Desde el año 2010, las exportaciones de las empresas de zonas francas se empezaron a recuperar, y en 2011, la Asociación Dominicana de Zonas Francas (Adozona) había informado que las empresas que tomaron los préstamos con el aval del Estado tenían que honrar sus compromisos financieros.

No obstante a esas declaraciones, las empresas no han honrado sus compromisos y el Congreso Nacional ha sido apoderado de una iniciativa para poder impulsar, mediante ley, la recuperación del dinero del Estado y aún no se conoce qué está haciendo Adozona para contribuir a que algunos de sus miembros, los que tienen esta cuenta pendiente, cumplan con su deber de pagar.

Tampoco se conoce si el Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación, que formó parte de la Comisión de Apoyo a los sectores de Zonas Francas, ha realizado algún tipo de esfuerzo para la recuperación de dicho préstamo.

La comitiva que recomendó los préstamos a las empresas de zonas francas estuvo presidida por el secretario administrativo de la Presidencia, de entonces, Luis Manuel Bonetti, y la integraban la directora del Consejo Nacional de Zonas Francas de Exportación, Luisa Fernández, así como el vicepresidente de la Asociación de Zonas Francas, José Manuel Torres.

FUENTE