Loading...
Loading...

Antes de perder su batalla contra el cáncer el sábado pasado, el senador republicano por Arizona, John McCain, escribió de puño y letra una emotiva carta a los estadounidenses en la que les pidió no perder la fe en EEUU y derrumbar “muros” que dividen.

McCain falleció el sábado pasado a los 81 años de edad de un cáncer cerebral, un día después de renunciar a todo tratamiento médico. Su muerte ha generado elogios a su obra y figura de amigos y rivales y de todos los rincones del mundo.

En la carta, divulgada por su oficina y leída por su asesor, Rick Davis, el fallecido veterano de guerra pidió a los estadounidenses no caer en la “desesperanza” por las dificultades que atraviesa Estados Unidos, sino que “siempre crean en la promesa y grandeza de Estados Unidos”.

“Los estadounidenses nunca se dan por vencidos. Nunca nos rendimos. Nunca nos escondemos de la Historia. Nosotros hacemos Historia”, enfatizó.

McCain no mencionó por nombre al presidente Donald Trump, pero sí pidió expresamente abandonar las rivalidades “tribales” que dominan el ambiente político en el país, asi como derrumbar los “muros” que dividen.

“Debilitamos nuestra grandeza cuando confundimos nuestro patriotismo con rivalidades tribales que han sembrado el resentimiento y el odio y la violencia en todos los rincones del globo”, indicó.

“La debilitamos cuando nos ocultamos detrás de muros, en vez de derrumbarlos, cuando ponemos en duda el poder de nuestros ideales, en vez de confiar en que son la gran fuerza para el cambio que siempre han sido”, continuó la carta.

El senador, que se labró una reputación de independencia ideológica y de forjar el bipartidismo en sus 38 años en el Senado, pidió a los estadounidenses enfocarse en los ideales que unen al país y no en las divisiones.

Así, la carta sirvió como última crítica contra Trump, quien atacó desde siempre la trayectoria militar de McCain, y mantuvo una hostilidad hacia el senador, especialmente porque dio el voto decisivo en contra de la anulación de “Obamacare” en diciembre pasado.

Recientemente, Trump no quiso mencionarlo por nombre al promulgar una ley de gastos de defensa que lleva su nombre, lo que le valió críticas de grupos de veteranos.

Tras su muerte el sábado, la bandera de EEUU ondeó a media asta en la Casa Blanca solo ese día, pese a que el protocolo dicta varios días de duelo por el fallecimiento de un renombrado líder político.

Consciente de las críticas, Trump emitió hoy un comunicado en el que dijo que “respeta” el servicio público de McCain, y firmó una proclamación para que las banderas ondeen a media asta hasta el entierro de McCain el próximo domingo. También ofreció apoyo militar para los servicios fúnebres.

Una vida de privilegios

En la carta, McCain agradeció el “privilegio” de prestar servicio al país como miembro de la Marina y miembro del Congreso, y recordó sus fallidos intentos por ganar la presidencia.

“He tratado de servir a nuestro país de forma honorable. He cometido errores pero espero que mi amor por EEUU pesarán favorablemente contra éstos”, manifestó McCain, quien fue prisionero de guerra durante más de cinco años en el conflicto en Vietnam.

McCain profesó amor por su familia y se calificó como “la persona más afortunada del mundo”,  aún cuando enfrentaba de lleno la muerte, debido a toda una vida de “experiencias, aventuras y amistades”, y aseguró que, pese a arrepentimientos, jamás cambiaría un día en su vida por el de nadie.

Por deseo de McCain, Trump no será invitado a sus servicios fúnebres, pero éste ha designado al vicepresidente Mike Pence; al jefe de Gabinete, John Kelly; al secretario de Defensa, Jim Mattis, y al asesor de Seguridad Nacional, John Bolton, para que representen a la Administración.

El Senado reanudó hoy sus sesiones con la notable ausencia de McCain, cuyo escritorio lucía un manto negro en señal de luto, y un florero con decenas de rosas blancas.

Los senadores de ambos partidos tomaron turnos para honrar la memoria de McCain, cuyos restos yacerán en capilla ardiente en el Capitolio el viernes próximo.

Los demócratas han propuesto que un edificio del Senado, donde McCain tenía su oficina, lleve su nombre, en reemplazo del segregacionista sureño de Georgia, Richard Russell.  El líder de la bancada republicana, Mitch McConnell, se negó a contestar preguntas de los periodistas sobre si apoyará esa propuesta.

Para el estratega demócrata, José Aristimuño, los homenajes son más que certeros porque McCain “fue un héroe” que luchó “por todos los americanos, sin importar su color, religión o raíces”, e incluso se enfrentó a su partido para impulsar una reforma migratoria bipartidista.

Fue “un hombre de carácter incuestionable que abogo por la comunidad hispana cuando no todos lo hicieron… un recordatorio duradero del coraje necesario para hacer avanzar al país”, puntualizó Aristimuño.

Cumpliendo sus deseos, McCain será enterrado en la Academia Naval en Annapolis (Maryland), donde inició su carrera militar, junto a la tumba de su amigo y compañero de armas. Chuck Larson.

Fuente

Loading...