obama-putin-Cold War-raccoon-knows

Llámalo provocaciones, agresiones o meras maniobras, pero las acciones de Rusia hacen eco de la pasada Guerra Fría, que terminó hace un cuarto de siglo, según los analistas.

Considera esto: el líder ruso, Vladimir Putin, anuncia la adición de más misiles nucleares y está construyendo una nueva generación de los no nucleares que podrían atacar suelo estadounidense. También, Rusia interviene militarmente en Siria, más de un año después de que se anexó Crimea, en Ucrania.

Luego están los submarinos rusos desencadenantes de alarmas en EU, ya que están cerca de los cables bajo el océano vitales para el servicio de datos entre Europa y Norteamérica, el buque de guerra ruso frente a la costa este de Estados Unidos, y los aviones de reconocimiento rusos que esta semana volaron en el Pacífico demasiado cerca del USS Ronald Reagan, al presidente homónimo se le atribuye haber puesto fin a la Guerra Fría.

Esto es suficiente para plantear una pregunta tan provocativa como la propia conducta de Rusia: ¿están emergiendo las sombras de una nueva Guerra Fría?

“En los últimos meses, informes de prensa y expertos han estado demasiado ansiosos por llamar al actual conflicto con Rusia la ‘segunda Guerra Fría'”, escribió Dmytro Hryckowian, investigador asociado del Consejo de Política Exterior Americana.

“De hecho, mientras Rusia amenaza con una nueva escalada nuclear y la OTAN aumenta sus fuerzas en Europa del Este, la situación parece haber retrocedido medio siglo”, escribió Hryckowian en un artículo de opinión del pasado mes de agosto en US News & World Report.

Pero las continuas tensiones no crean “una nueva Guerra Fría” porque el Kremlin hoy está más interesado en la expansión territorial y la retórica ultranacionalista que en el dogma de la Guerra Fría de la revolución comunista, dijo Hryckowian.

Aún así, los últimos enfrentamientos Este-Oeste han sido lo suficientemente graves como para advertir de una “política suicida peligrosa” en un informe sobre 40 encuentros militares entre Rusia y Occidente el año pasado.

Una ‘nueva Unión Soviética’

El teniente general Mark Hertling, analista militar de CNN, dijo que Putin está tratando de construir una “nueva Unión Soviética”, una referencia a la Rusia de la Guerra Fría, al intervenir en los países vecinos y otros más lejanos.

“Creo que lo que estamos viendo ahora es un intento de Putin para pasar de la defensiva estratégica a la ofensiva estratégica, no solo en Ucrania, no solo en Siria, sino en otros lugares como Moldavia, amenazando Polonia, amenazando el Báltico”, dijo Hertling.

“Por lo tanto, vamos a ver el continuo énfasis del señor Putin por ir a lugares donde Rusia no ha ido antes para fortalecer su imperio, y tal vez incluso traer de regreso lo que muchas personas están llamando la ‘nueva Unión Soviética'”, dijo Hertling.

A principios de este mes, el secretario de Defensa estadounidense, Ashton Carter, declaró que Rusia es “un desafío serio” y dijo que sus “agresiones” son “una nueva realidad para nosotros”.

Carter acusó a Rusia de socavar la soberanía de los países vecinos y desestabilizar la seguridad europea mediante la anexión de Crimea.

Siria, una guerra de poder como en la Guerra Fría

En la guerra civil de Siria, el ejército ruso ha intensificado su presencia por tierra, mar y aire, y los funcionarios rusos han afirmado que su armamento se dirige contra los extremistas de ISIS y su infraestructura.”El objetivo es el terrorismo. Y no estamos apoyando a nadie contra su propio pueblo. Luchamos contra los terroristas”, dijo el ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov.

Pero algunos analistas comparan el conflicto de Siria a una guerra de poder que emerge entre Rusia y Estados Unidos, al igual que en los viejos tiempos de la Guerra Fría.

“Estamos de vuelta al tablero de ajedrez geoestratégico, y esta es la decisión de Rusia. Ellos pusieron un caballero en Medio Oriente”, dijo el ex Supremo Comandante Aliado de la OTAN Wesley Clark.

Funcionarios estadounidenses han acusado al Kremlin de utilizar su poder militar para apoyar a su aliado el presidente Bachar al Asad y dirigirse contra los rebeldes opuestos al régimen.

FUENTE