Enedina Arellano Félix -cartel-de-tijuana-Mexico-Raccoon-Knows

Enedina Arellano Félix es el nombre de quien se ha erigido como el símbolo máximo del poder de los grupos narcotraficantes, y sobre quien recae hoy en día la operación del cártel de Tijuana, también conocido como cártel de los Arellano Félix.

Hermana de Benjamín y Eduardo Arellano Félix, Enedina es la heredera de un sanguinario grupo criminal. Contadora de profesión, Enedina Arellano Félix, apodada La Narcomami, ha tomado las riendas de la parte financiera del grupo criminal, además de que se encarga de imponer disciplina al interior de la que ha sido considerada una de las bandas más poderosas del narcotráfico en México.

Con algunos de sus integrantes abatidos y otros tras las rejas, Enedina se ha ido haciendo fuerte al interior de la organización, pues las investigaciones del Departamento del Tesoro de EEUU la ubican como cerebro financiero del cártel de Tijuana desde 2002.

Tiene cerca de 50 años. Enedina “no es la matona cruel ni la dama obsesionada por el poder y la belleza. Es escurridiza, mecánica, discreta e inteligente”, de acuerdo al periodista Ricardo Ravelo.

La Jefa, como también la llaman, podría también estar detrás de alianzas para poder realizar sus actividades criminales, como informó el diario El País. “Cuando uno ve que en un estado o una ciudad hay relativa paz, o paz real en comparación al pasado con muy pocos crímenes, es que hay una hegemonía de un cártel; cuando hay violencia constante, es que se están disputando la plaza”, dijo el Doctor Arturo Santamaría, investigador de la Universidad Tecnológica Escuinapa.

No es la única

Claudia Ochoa Félix, una mujer que ha sido vinculada al cártel de Los Ántrax, puede ser el ejemplo de que ha cambiado la forma de operar en el mundo del narcotráfico, antes dominado por hombres, pues ahora son las mujeres quienes incluso utilizan su belleza para establecer alianzas.

Junto al nombre de Enedina, el de Ochoa se suma al de Sandra Ávila Beltrán, la llamada Reina del Pacífico. Las tres mujeres se encuentran en la llamada Lista Clinton, emitida por la Oficina de Bienes Extranjeros, y que prohíbe hacer transacciones financieras o tener negocios con personas o firmas en Estados Unidos.

Sandra Ávila Beltrán recuperó su libertad en febrero de este año, a los 54 años de edad. Dejó la prisión convertida en una leyenda después de ser señalada como el enlace entre narcotraficantes mexicanos y colombianos, luego de que una magistrada revocara la condena de cinco años por el delito de lavado de dinero debido a que Ávila Beltrán “ya había sido juzgada por el mismo delito, tanto en México como en el extranjero”.

Más sanguinarias que los hombres, según las autoridades, las mujeres se abren paso con más fuerza en el mundo de la criminalidad.

FUENTE