Franklin Almeyda Rancier

SANTO DOMINGO, RD.- Franklin Almeyda Rancier, quien es miembro del Comité Político del Partido de la Liberación Dominicana-PLD, aseguró que si hubiese sido ministro de Defensa o de Interior y Policía habría ordenado el derribo de la avioneta que pilotó el ex general Rafael Percival Peña, la cual violó el espacio aéreo del Palacio Nacional.

“Yo por suerte no era ni secretario de las Fuerzas Armadas, ni secretario de Interior y Policía porque lo hubiese mandado a tumbar”, sentenció Almeyda Rancier.

El político, quien fue titular de Interior y Policía en el gobierno de Leonel Fernández, aclaró que eso es un tema de seguridad nacional.

“Yo sí, la hubiésemos llevado hasta el Mar y la tumbamos, o usted cree que se puede jugar con la verdad, eso no puede ser”, dijo al ser entrevistado por Héctor Herrera Cabral, en el programa De Entero Crédito, que se difunde cada noche por Telecentro Canal 13

Recordó que si en Estados Unidos se produce una acción similar con una aeronave no la dejan ni asomarse en las inmediaciones de la Casa Blanca, por lo que no se puede permitir ese relajo.

“Eso es un acto de terrorismo lo que se hizo ahí, y hasta tiró panfleto sobre el Palacio Nacional, y si tú tira panfleto, tira cualquier cosa”, enfatizó.

Reiteró que eso es un tema de seguridad nacional y no de seguridad ciudadana, porque esta última es inherente al ejercicio de los derechos de los ciudadanos y la primera de la seguridad del Estado.

“Y donde está el jefe de Estado eso tiene que estar sobreprotegido, él quiera o no quiera tiene que estar sobreprotegido, porque es la cabeza del Estado, y el Estado lo necesita porque es la cabeza del país”, afirmó.

Explicó que hay que entender que también la democracia tiene controles para asegurar que ella misma no se desestabilice con una acción de esa naturaleza.

Por otro lado, aseguró este que la oposición política ha querido evitar o que se posponga la celebración de las elecciones generales previstas para el próximo domingo.

Dijo que como la derrota es evidente e inminente los opositores han buscado como excusa el tema del conteo y transmisión de los votos para ocultar su verdadero propósito que es evitar el proceso comicial.

“¿Quién puede ganarle una elección en estos momentos al Partido de la Liberación Dominicana?”, se cuestionó el dirigente Peledeísta, para a seguido responderse que nadie.

Consideró que la derrota electoral a la oposición lo va a reducir en vez de salir fortalecido.

Afirmó que el Partido Revolucionario Moderno, que es la organización más grande de la oposición, no pasa de 29 por ciento ni mucho menos un 45 0 47% que alcanzó en su tiempo el PRD desde donde ellos salieron.

“Quedan reducidos, hay algunos ahí que su intención de votos es de 0.01 por ciento dentro de esos candidatos de la oposición, porque en vista de que el soberano decide, el soberano ha decidido a favor del presidente Danilo Medina y el Partido de la Liberación Dominicana”, argumentó, de acuerdo con una nota.

Advirtió que parte de esa oposición podría orquestar planes de ingobernabilidad, meses después que culmine el actual proceso electoral.

Dijo que una vez concluido el proceso electoral viene un proceso de fragmentación a lo interior de esas fuerzas opositoras lo que provocará la formación de algunos grupos agresivos y molestos que terminarán organizando protestas por cualquier cosa.

“Y vamos a tener protestas en los barrios, protestas por donde quiera, y no necesariamente empiecen al otro día de las elecciones, eso viene después, más adelante, en unos meses que traten de respirar porque saldrán con pocos oxígenos de este proceso”, sostuvo.

Dijo que atendiendo a esa situación el PLD debe estar fortalecido internamente, no como una fuerza electoral, si no en una unificación que haga posible defender la estabilidad del gobierno.

Por otro lado, Almeyda Rancier aseguró que si hubiese sido ministro de Defensa o de Interior y Policía habría ordenado el derribo de la avioneta que piloteó el ex general Rafael Percival Peña, la cual violó el espacio aéreo del Palacio Nacional.

“Yo por suerte no era ni secretario de las Fuerzas Armadas, ni secretario de Interior y Policía porque lo hubiese mandado a tumbar”; sentenció Almeyda Rancier.

FUENTE