us-air-force-future-fighter-jet-laser-weapons-RACCOON KNOWS

La invención de las pistolas llevó la guerra a un nivel completamente nuevo. Después, los aviones cambiaron radicalmente las cosas de nuevo. Ahora, los expertos dicen que otro gran cambio se avecina, dirigido por las armas de energía, entre ellas los láseres.

El Laboratorio de Investigación de la Fuerza Aérea de Estados Unidos (AFRL, por sus siglas en inglés) dijo que está en camino de demostrar un arma láser que funciona en un avión de combate para 2020.

“Realmente es un punto de inflexión nacional”, dijo Kelly Hammett, ingeniero en jefe para la directiva de energía dirigida del AFRL. “Vemos que la tecnología evoluciona y madura hasta la etapa en la que realmente se puede utilizar”.

Armar aviones más grandes con armas láser ha sido posible durante años.

Pero el reto más difícil es crear láseres que sean pequeños, precisos y lo suficientemente poderosos para los aviones de combate, dijo Hammett. Las fuerzas G y las vibraciones de velocidades casi supersónicas hacen que eso sea difícil. Hammett dijo que cree que esos obstáculos se pueden superar en un plazo de cinco años.

El AFRL también está trabajando en otra idea que se escucha como algo parecido a “La guerra de las galaxias”.

Podrías llamarlo un escudo láser de defensa… como en “Escudos arriba, señor Sulu”.

Así es como funcionaría: Una burbuja de láser de 360 ​​grados rodearía un avión de guerra de Estados Unidos. Esa burbuja podría desactivar o destruir todo lo que viene en el interior, como un misil u otra aeronave.

Para inventar un escudo como ese, necesitarías una torreta que no interfiera con la aerodinámica del avión de combate. Una torreta como esa ya ha sido probada con éxito bajo el cargo de Hammett en el AFRL, en colaboración con Lockheed Martin y DARPA, la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzada de Defensa del Pentágono.

“Es un gran logro”, dijo Hammett.

Los bancos de pruebas para este tipo de armas probablemente podrían ser unidades vaina instaladas a bordo de los llamados aviones de combate de cuarta generación, dijo Hammett. El general Herbert “Hawk” Carlisle, comandante del Mando Aéreo de Combate de la Fuerza Aérea estadounidense, reveló en mayo pasado que una prueba está en proyecto e involucra a un F-15 Eagle. “Soy cautelosamente optimista de que vamos a ver un prototipo de prueba en uno o dos años”, le dijo Carlisle al Mando Aéreo de Combate de la Fuerza Aérea.

Una combinación de láser y armas convencionales podría resultar en “un espacio de batalla totalmente transformado en un plazo de 20 a 25 años”, dijo.

Es muy simple, así es como funcionan las armas láser: enfocan haces muy concentrados de luz sobre sus objetivos y los calientan a temperaturas tan altas que se queman o se inflaman, por lo que el objetivo es desactivado o destruido. Hammett dijo que las armas de aviones de combate utilizarían un tipo de láser llamado de estado sólido… el cual crea rayos láser mediante el bombeo de energía dentro de un material cristalino sólido.

Cuando los investigadores y los altos mandos militares describen estas armas, la palabra clave es “defensiva”.

En otras palabras, no esperes ver aviones de combate destrozando a las tropas con rayos mortales de luz.

Así es como las operaciones especiales de la Fuerza Aérea podría usarlos: el teniente general Bradley Heithold, comandante de operaciones especiales de la Fuerza Aérea de Estados Unidos, dijo en septiembre pasado que para 2020 él los quiere en aviones con armamento pesado C-130J Ghostrider para la protección de la zona de aterrizaje.

Las armas láser eliminarían las posibles amenazas como vehículos enemigos o la inhabilitación de infraestructura, como las torres de celulares.

Cuando estás disparando un láser, la energía eléctrica iguala a las municiones. Siempre que el avión tenga combustible para alimentarse, sus armas láser esencialmente estarían “cargadas”.

Como Hammett indicó: “Tú podrías tener una recámara ilimitada… merodear aviones que podrías abordar y tener acceso a una amplia variedad de objetivos. Así podrían habilitarse increíbles capacidades de ataque de precisión”.

¿Acaso las armas láser son legales?

Existen inquietudes en cuanto a si el uso de rayos láser para atacar a las tropas se consideraría como la violación de un tratado internacional llamado Protocolo sobre armas láser cegadoras. El tratado dice: “Está prohibido el empleo de armas láser específicamente diseñadas y cuya única función de combate o una de sus funciones de combate sea causar ceguera permanente a la visión no amplificada, es decir, al ojo desnudo o al ojo con dispositivos correctores de la visión”.

Un informe del Pentágono de 2007 decía que las armas láser son legales bajo las leyes estadounidenses e internacionales.

Estados Unidos no es la única nación que quiere estas nuevas armas láser. “Lo que sí sabemos es que existen otras naciones que están desarrollando tecnologías similares”, dijo Hammett. “Vemos la investigación proveniente de países pares cercanos que desarrollan tecnologías en estas áreas”. Él no dijo cuáles países son esos.

Ubicado en la Base Aérea Kirtland en Nuevo México, la directiva de energía dirigida del AFRL gasta alrededor de un tercio de su presupuesto anual de aproximadamente 150 millones de dólares en tecnología láser. Además, Hammett dijo que su directiva está financiada en su totalidad para llegar a esa meta para 2020.

Pero ¿acaso tendrán más dinero en el futuro? El representante republicano por Colorado, Doug Lamborn, copresidente del Caucus confesional de energía dirigida, le dijo al Air Force Times en julio que los aviones de guerra armados con láser podrían no ser un artículo de alta prioridad. El hizo mención de la “inercia burocrática”.

Por último, con el uso generalizado de vehículos aéreos no tripulados –también conocidos como drones– por el Pentágono, tendrías que preguntar: ¿Acaso la Fuerza Aérea desarrollará drones con sistemas de armas láser?

“Definitivamente estamos pensando en eso”, dijo Hammett.

FUENTE