George W. Bush-supremacistas blancos-Raccoonknows.jpg

 

El expresidente George W. Bush se suma al senador republicano John McCain para condenar el movimiento de supremacistas blancos en Estados Unidos.

“Nuestra identidad como nación, a diferencia de otras naciones, no está determinada por la geografía o etnicidad, por tierra o sangre… Esto significa que las personas de cualquier raza, religión, etnicidad pueden ser totalmente estadounidenses”, dijo durante un discurso de su instituto en Nueva York. “Significa que el fanatismo y la supremacía blanca, en cualquier forma, es una blasfemia contra el credo estadounidense”.

W. Bush es el segundo republicano de alto rango en esta semana que habla del tema, pero en el caso de McCain, quien se refirió a un “nacionalismo espurio”, el presidente Donald Trump le respondió con una advertencia.

“La gente tiene que tener cuidado, porque en algún momento me defiendo”, dijo el presidente Trump al programa de radio The Chris Plante cuando se le preguntó acerca de un discurso el lunes de McCain. “Sabes, estoy siendo muy amable. Estoy siendo muy, muy amable… Pero en algún momento me defiendo y no será bonito”.

El expresidente W. Bush  alertó de que el discuros está destacando por la “crueldad casual”, además de que “con demasiada frecuencia, juzgamos a otros grupos por sus peores ejemplos mientras nos juzgamos por nuestras mejores intenciones, olvidando la imagen de Dios que deberíamos ver el uno en el otro”.

Bush no mencionó a Trump durante sus declaraciones, pero en sus recomendaciones para fortalecer la democracia estadounidense, dijo que las instituciones estadounidenses deben “intensificar” acciones, porque “tenemos que recordar y recuperar nuestra propia identidad”.

Fuente