México.-  El camión de gas avanza con tranquilidad por una de las principales avenidas de la capital mexicana mientras es vigilado por una red de videocámaras del gobierno que lo siguen a la par de una patrulla en tierra por reporte de robo. Los policías lo alcanzan, los ladrones huyen entre el tráfico y comienza la persecución.

El final exitoso culmina con la captura de los delincuentes y un video del gobierno de la Ciudad de México con el que busca inhibir entre muchas otras filmaciones el delito en la capital del país que durante décadas fue considerada una de las más inseguras del mundo hasta que llegaron las videocámaras: actualmente cuenta con 20,000.

“Es la clave de la seguridad hoy en día”, afirma una y otra vez el jefe de Gobierno, Miguel Ángel Mancera, quien las promueve desde que era procurador de justicia (2008-2012) y los primeros registros captaron filmaciones sorprendentes y la incidencia del delito bajó.

En 2010, una cámara instalada en el peligroso barrio de Tepito –zona clave del narcomenudeo en la entidad- captó el momento justo en que un sicario ataca a tres muchachos que consumían marihuana en un rincón: dos de ellos quedan malheridos y la mujer de 18 años de edad muere en el lugar.

De entonces, las cámaras han capturado en promedio 8,000 delitos por año, principalmente robos con y sin violencia a transeúntes, al transporte, negocios y coches particulares y hasta riñas de vecinos que van a dar al hospital.

En el resto del país, las videocámaras son reconocidas como “herramientas útiles”, pero el proceso de instalación es lento.

En el Estado de México, el gobernador Eruviel Ávila anunció la instalación de 7,000 después de que dos policías del municipio de Ecatepec fueron detenidos por oficiales de la vecina localidad de Nezahualcóyotl por secuestro de dos personas.

En Coahuila y Tamaulipas, dos estados con mayor número de secuestros relacionados al crimen organizado, los militares anunciaron apenas a principio de enero que echarán mano de ellas.

 

En Guadalajara, la tercera ciudad del país, por ejemplo, el gobierno aún analiza si se instalarán en puentes peatonales, a pesar de que en el municipio conurbado de Zapopan han servido incluso para documentar todo tipo de delitos, incluso narcobloqueos, desde hace tres años.

El analista de la Universidad Nacional Autónoma de México, Pedro Peñaloza, comenta que si bien esta tecnología ayuda a combatir el delito, en el país aún hace falta “apostar por la prevención”.

FUENTE