Capsula-cientifica-raccoon-knows

Imagina por un momento que encuentras una cápsula del 1957 con un mensaje para próximas generaciones. En el exterior de la cápsula se lee claramente: “abrir en 2957”. ¿Qué harías?

Pues lo anterior no es la trama de una película, es un hecho real. Un equipo que se encontraba en labores de construcción de un nuevo edificio en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) se toparon con el hallazgo enterrado.

Personal de la institución decidió seguir la recomendación de los artífices de la cápsula y no abrirla, pero, desde la superficie de cristal, han logrado ver quién la puso y qué hay dentro.

“Hemos decidido seguir los deseos de los creadores originales y no abrirlo”, afirmó este miércoles Deborah Douglas, directora de las colecciones del museo del MIT, al portal Inverse.

Dentro del objeto se ve una revista científica, monedas, penicilina artificial y criotrón, que, según lee un mensaje, reemplazará los tubos de radio y los transistores.

La cápsula fue enterrada por el entonces presidente del instituto, James Killian, y por un profesor de Ingeniería eléctrica, identificado como Harold Edgerton.  Los científicos utilizaron un cilindro de argón e isótopos de carbono C14 para preservar el contenido.

La pregunta es: ¿sobrevivirá la cápsula 1,000 años?

FUENTE