Spectators on a pier in Toyama Bay in central Japan were treated to a rare sighting of a giant squid on Christmas Eve.

El calamar gigante, ha sido desde tiempos milenarios una de las criaturas más fascinantes que jamás hayan poblado los océanos, tanto los de la ficción como los de la realidad.

Y es que, si bien la imagen que tenemos de este inmenso cefalópodo capaz de hundir barcos y devorar tripulaciones enteras proviene de los relatos de Julio Verne o Piratas del Caribe entre otras muchas obras de ficción, lo cierto es que el calamar gigante (Architeutis Dux) es una incontestable realidad desde el punto de vista zoológico.

Ilustración original de Alphonse-Marie-Adolphe de Neuville para la edición príncipe de la novela "Veinte mil leguas de viaje submarino", de Julio Verne.

Ilustración original de Alphonse-Marie-Adolphe de Neuville para la edición príncipe de la novela “Veinte mil leguas de viaje submarino”, de Julio Verne.

No obstante, el elusivo comportamiento de esta bestia de la naturaleza en lo más profundo del océano hace que sean muy pocas las pruebas audiovisuales donde vemos a estas criaturas en su hábitat natural. Buen ejemplo de ello es que no fue hasta 2002 cuando finalmente se pudo fotografiar a un Architeutis vivo en una playa japonesa.

Precisamente en Japón es donde recientemente se ha dado un nuevo paso en la aventura de descubrir al calamar gigante. Todo ocurrió en la bahía de Toyama, donde un grupo de buceadores tuvieron el inmenso privilegio de grabar con su equipo subacuático un ejemplar de 4 metros de largo en toda su gloria. Curiosamente el animal permanece tranquilo en el agua, sin huir ni desplegar una conducta agresiva o defensiva hacia los buzos.

Se trata de una de las grabaciones más importantes jamás filmadas en lo relativo al estudio de esta fascinante especie, cuyo ejemplar más conocido sea probablemente el hallado hace años en las costas del norte de España y cuyo cadáver se encuentra expuesto actualmente en el Museo de Historia Natural del Smithsonian, en Washington DC para deleite de los amantes de los misterios naturales.

FUENTE