Loading...
Loading...

Julio Iglesias-hijo secreto-Raccoonknows.jpg

 

Desde que el juzgado de Primera Instancia número 13 de Valencia decidiera el pasado 21 de diciembre admitir a trámite la demanda de paternidad presentada por Javier Sánchez Santos contra Julio Iglesias, el bufete Osuna se ha personado en dos ocasiones en la residencia que el cantante tiene en Ojén (Marbella), con el fin de entregarle la citación del juez. El servicio doméstico tenía órdenes expresas de no recoger ningún documento, por lo que era imposible entregarle a Iglesias la demanda de paternidad.

Hace tres días, el cantante hizo llegar a través de sus abogados en España un escrito al juzgado, donde aseguraba que se había enterado por la prensa de que el juzgado le andaba buscando y, al no poder «ser emplazado», pedía que se le notificase la demanda de filiación en Punta Cana, donde reside actualmente. Una petición que, según los escritos a los que ha tenido acceso ABC, ha sido aceptada por el magistrado. «Nosotros vamos a insistir para que a Julio Iglesias se le notifique la demanda de paternidad en Ojén», ha explicado Fernando Osuna a este periódico. El abogado de Javier Sánchez ha recalcado que «el sistema judicial en Punta Cana tiene deficiencias que dificultarían la notificación de la demanda» en la casa del cantante.

PRIMER MOVIMIENTO

Cuando Sánchez consiguió la prueba de ADN de Iglesias y dio positivo, él no quería que este asunto se hiciera público. «Mandamos unas cartas a los abogados y se pusieron en contacto con nosotros desde Washington, nos dijeron que no querían saber nada y que nos veíamos en los juzgados. Eso para mí fue un palo, porque con el test pensaba que recapacitarían y verían que no hay motivos para seguir negándose», contó el propio Sánchez a ABC el pasado mes de diciembre.

La filiación es un derecho constitucional. Parece que con este primer movimiento Iglesias tiene como objetivo ralentizar un proceso que, «si hace falta -recalca Osuna-, terminará en el Tribunal de Estrasburgo».

Fuente

Loading...