Kendall Jenner-Raccoonknows.jpg

 

Es la más atípica del clan Kardashian y, a sus 20 años, se ha convertido en una cotizada modelo que marca estilo y tendencia. Con un padre que se ha cambiado de sexo y unas hermanas super populares, su vida ha sido y es… muy intensa.

Kendall Nicole Jenner ya es un referente entre los jóvenes y una de las modelos más cotizadas del mundo, pero también un personaje televisivo y del corazón, que tiene millones de seguidores en las redes sociales.

Considerada por la revista Time estadounidense como una de las “influenciadoras” más relevantes del panorama mundial, Kendall es un miembro atípico de la larga familia Kardashian que se ha hecho a sí misma gracias al trabajo y al esfuerzo.


Llega a las pasarelas 
Pero, además, por parte de su padre tiene como hermanos a Brody, Casey, Brandon y Burt Jenner, personajes superpopulares en su país, especialmente Brody, dado que ha aparecido en varios programas de realitys televisivos.La polémica la rodea

Nacida en Los Ángeles, en California (Estados Unidos), su vida es, cuando menos singular, dado que su padre, en la actualidad Caitlyn Jenner, es ahora mujer tras un cambio de sexo. Cuando nació se llamaba Bruce Jenner, un hombre de gran prestigio como atleta, que llegó a conseguir la medalla de oro en la modalidad de decatlón en los Juegos Olímpicos de Montreal, Canadá en 1976.

Por parte materna, su progenitora es Kris Jenner, empresaria y popular en la televisión estadounidense, que estuvo casada con el abogado Robert Kardashian, fallecido en 2003, y madre también de las famosas hermanas Kardashian: Kourtney, Kim y Khloé además del chico Rob , a las que se les unieron Kylie y la mencionada Kendall.
“Mi vida es buena. Me siento muy afortunada, todo me va como la seda, y espero que se mantenga así”, confesaba Kendall Jenner hace un tiempo a la revista ¡Hello!, en una manifestación de que ama lo que hace y también está contenta con lo que le ha tocado vivir.

Además de sus numerosos hermanos y sus famosos padres, se hizo superpopular gracias a sus intervenciones en el reality televisivo que protagonizó el clan: Keeping up with the Kardashians y también a sus esfuerzos diarios por mantener una buena imagen y comentarios jugosos en las redes sociales.
A Kendall, la moda le sedujo desde bien joven y comenzó a trabajar en ese mundo a los 14 años, pero debutó en el campo profesional en la pasarela de la Semana de la Moda de Nueva York de 2011.

Un año después ya había salido en portadas de varias revistas prestigiosas.

A partir de ahí su presencia en las mejores pasarelas del mundo portando modelos de las más prestigiosas firmas internacionales se ha prodigado año tras año. Ante sus encantos profesionales han claudicado, desde Marc Jacobs, en Nueva York, hasta Givenchy en París. Incluso ha vestido los exclusivos modelos de Chanel, elegida para ello por el propio Karl Lagerfeld.

Sobre sus primeros pasos, la joven comentaba a Hello Magazine: “Marc Jacobs fue el primero en apostar por mí y fue realmente todo lo que podía pedir. Le estoy muy, muy agradecida”.

Futuro brillante

Una de las hazañas profesionales más importantes en su carrera fue la de convertirse en un ángel de Victoria’s Secrets, la cadena popular de lencería femenina y artículos de belleza y, desde ahí, a la fama mundial.

Tanto, que incluso se ha convertido a su corta edad también en diseñadora, junto con su hermana Kylie, portando la marca Kendall+Kylie.
De momento, la modelo se muestra diferente a sus hermanas mayores, algunas publicaciones estadounidenses dicen en tono jocoso que Kendall debe ser una “hermana adoptada” por el clan.

La joven es la menos ostentosa, tiene un estilo más clásico y habitual entre las mujeres jóvenes estadounidenses. Uno de los valores por los que la firma de cosméticos Estee Lauder la contrató como imagen de su gama de maquillaje, que lleva el mismo nombre.

Otra de las características diferentes a las Kardashian habituales es que a Kendall nunca le gusta ser el foco, fuera de la pasarela o de las portadas de revistas profesionales, lo contrario que a sus hermanas mayores, y que ha desarrollado un firme compromiso por su carrera. Además se jacta, en el complejo mundo de la moda, de ser muy amiga de otras top-models del momento.

Tampoco es amante de modificar su estética, apenas se recortó la sedosa y morena melena que luce desde hace varios años.

En definitiva una joven, madura, que ha hecho de la coherencia su mejor bandera y que tiene un futuro muy brillante en cualquier camino por donde reconduzca su carrera.

Fuente