Opret

SANTO DOMINGO. El subdirector de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret), Leonel Carrasco, explicó que la nueva tarjeta que puso en práctica la institución desde el pasado sábado no altera el precio del pasaje, ni elimina la vieja que utilizan los usuarios tradicionales de este sistema de transporte.

Al hablar en exclusiva para Diario Libre Metro, Carrasco dijo que siete años atrás el Metro tenía unos 25 mil viajeros al día, y al año y medio de funcionamiento alcanzó los 100 mil usuarios diarios, por lo que la primera partida de tarjetas plásticas electrónicas se agotó y, por la promoción que tenía el nuevo sistema de transporte el Gobierno dominicano asumió una parte del costo de la tarjeta.

“Con la fiebre de todo el mundo montarse en el Metro, las tarjetas se agotaron en un tiempo sorprendente, por lo que llegó un momento que no teníamos forma de hacer tarjetas rápido y se apeló en una emergencia a los boletos de papel”.

Añade el funcionario que al cabo de cuatro o cinco meses llegaron de nuevo las tarjetas electrónicas y decidieron venderlas con dos viajes, por cien pesos, y la población se fue acostumbrando y que el gobierno en siete años de funcionamiento del Metro ha mandado a hacer 3 millones 700 mil tarjetas electrónicas.

Sostuvo que también se implementó una tarjeta de cartón cuyo costo es de RD$15 pesos el viaje, para personas que no quisieran comprar una de RD$100 y darle la oportunidad de pagar un solo viaje.

Llegada de 700 mil tarjetas

Sobre las nuevas tarjetas, Carrasco expresó que tras la llegada de 700 mil nuevas tarjetas y para “ir acostumbrando al usuario a que añore y guarde su tarjeta, por economía y seguridad”, aprobaron vender la tarjeta; pero cargada con siete viajes, por 140 pesos (a 20 pesos) y RD$60 el costo de la tarjeta, que hacen un total de RD$200, para el nuevo adquiriente.

El funcionario aclaró que los usuarios que tienen la vieja tarjeta electrónica la siguen usando igual y que no perime ni ha caducado, la cual aseguró la utiliza el 85% de los usuarios, según comprobaron en un recorrido realizado por diferentes estaciones.

“Eso es lo que hemos hecho; pero el que quiere un viaje se le vende, porque nosotros no hemos aumentado el pasaje. Lo que hemos querido es seguir dando un servicio seguro, y rápido”, precisó. Carrasco insistió en que la tarjeta nueva vale igual que la vieja y que la única diferencia es que el nuevo adquiriente la primera vez la carga con siete viajes y luego de agotarlos, la recarga hasta con un solo viaje.

Admite no hubo campaña masiva

Opret
El subdirector de la Oficina para el Reordenamiento del Transporte (Opret) admitió que hubo un fallo en no hacer una campaña masiva de concienciación por los medios de comunicación para que los usuarios del Metro de Santo Domingo estuvieran informados sobre la aplicación de la nueva tarjeta electrónica.

Afirmó que solo se limitaron a informar por los mecanismos internos del Metro, como las pantallas instaladas en los trenes y algunos afiches en las boleterías.

“No lo dijimos por algunos medios de comunicación masivos; pero lo informamos y por las pantallas del Metro hubo una propaganda que entre poco iba a pasar eso y se estaba pasando a todos los usuarios y lo dijimos el día antes”.

FUENTE