emiliana de los santos

“El ser cristiana me ha permitido tener la fortaleza necesaria para poder sobrellevar la pérdida de mi pareja”.Así se expresó Emiliana de los Santos, quien el pasado jueves fue sorprendida con la noticia de que su esposo Sabino Méndez Martínez, es el vigilante de seguridad muerto de un disparo durante el atraco perpetrado a la sucursal del Banco Popular en el Distrito Nacional.

Con la tristeza marcada en su rostro, Emiliana tiene más de siete años dentro de la iglesia cristiana. Resalta con energía y emoción las cualidades que poseía su marido, a quien catalogó como un gran ser humano.

Una gran persona

“Era un hombre muy bueno, buena persona y responsable, lo poco que conseguía lo compartía conmigo, con su mamá y su familia”.

Al referirse a su trabajo, la mujer cuenta que siempre estuvo atento y nunca llegaba tarde porque era un hombre cumplidor. Sobre el suceso, expresa que “uno nunca puede sentirse mal si esa es la voluntad de Dios, uno no puede sentirse mal”.

Ante la pena que la embarga, Emiliana resalta el apoyo que ha recibido del Banco Popular, que desde el primer momento que se conoció la tragedia dijo que no la abandonarían.

“He recibido el apoyo del banco. Vinieron y se hicieron cargo de todo los gastos fúnebres, usted sabe que se gasta mucho. Ellos cubrieron con lo que se gastó y también el día que se enterró, se han portado bien”.

También expresó que la institución financiera le hizo la propuesta para comprarle el solar donde está ubicada la casita donde residen, para construirle una nueva vivienda. “La gente del banco dicen que me van a comprar el solar y que me van a construir la casa para mí y los niños”.

Además, la empresa de Seguridad Guardianes Marcos, donde el vigilante fallecido era empleado, con el apoyo del Banco Popular, continuará entregando a su familia una asignación económica. El vigilante Méndez Martínez residía con su familia en la comunidad de Salamanca, ubicada en el municipio La Cuaba, en una casita de madera y hojalata cobijada de zinc. Méndez Martínez fue ultimado el pasado jueves en el asalto a la sucursal de la avenida Gregorio Luperón esquina calle Olof Palme.

FUENTE