Dreamers-ejercito-inmigrantes-raccoon-knows

Washington, D.C..- Sin temor a la amenaza de un veto presidencial, la Cámara de Representantes aprobó este viernes una medida de $612,000 millones en gastos de defensa que, pese a la objeción demócrata, excluye facilitar el ingreso de los “Dreamers” a las Fuerzas Armadas.

La medida, que fue aprobada en un agitado debate con 269 votos a favor y 151 en contra,aún debe ser aprobada por el Senado y afronta la amenaza de un veto presidencial. Ocho republicanos votaron en contra y 41 demócratas se pasaron al lado de quienes la apoyaron.En total, la iniciativa autoriza alrededor de $523,000 millones para gastos fundamentales del Pentágono y otros $90,000 millones para las operaciones militares en el exterior, unos $38,000 millones por encima de lo que solicitó la Administración Obama.“No” a los “Dreamers”

Los republicanos eliminaron del proyecto de ley una enmienda del legislador demócrata por Arizona, Rubén Gallego, que buscaba “alentar” al Pentágono a que estudiase la posible inclusión futura de los “Dreamers” en las Fuerzas Armadas de EEUU.Aunque la enmienda no era vinculante y ya había sido aprobada el mes pasado por el Comité de Servicios Armados de la Cámara Baja, los republicanos en el pleno cerraron filas en su contra por considerar que ésta era una “amnistía” para inmigrantes indocumentados.El legislador republicano por Alabama, Mo Brooks, logró la aprobación por abrumadora mayoría de su enmienda que, en efecto, eliminó la de Gallego.

“De verdad nos sorprendió que la extrema derecha haya convertido esta enmienda en una gran controversia, porque solo se estaba pidiendo que el Pentágono explore la posibilidad de ayudar a los Dreamers, no se estaba cambiando ninguna ley. Esto solo demuestra lo mal que están las cosas para ayudar a los inmigrantes”, dijo a este diario Pili Tobar, portavoz de Gallego.El senador republicano por Arizona, John McCain, dijo a este diario el jueves que no aceptará ninguna enmienda de carácter migratorio cuando la iniciativa se someta a voto en el Senado.Los estatutos ya permiten que el titular del Pentágono haga excepciones a la hora de decidir quienes pueden ingresar en las Fuerzas Armadas.

En la actualidad, un programa piloto conocido por su sigla en inglés como “MAVNI” permite el ingreso al Ejército de ciertos extranjeros con destrezas en las áreas de salud e idiomas de vital interés para la seguridad nacional.Pero el programa excluye a los hispanohablantes y, de hecho, sólo 81 “Dreamers” se han alistado y éstos no han sido aprobados hasta que completen la revisión de antecedentes.Amenaza de vetoLa Casa Blanca dejó en claro el jueves que el presidente Barack Obama vetaría la iniciativa si llega a su despacho en la versión actual porque contiene numerosas cláusulas que, a su juicio, perjudican la seguridad nacional.Entre otros elementos, la iniciativa deja en pie las restricciones para la transferencia a EEUU de detenidos en la base naval estadounidense en Guantánamo (Cuba), lo que entorpecen los esfuerzos para el cierre del penal.También mantiene los límites a los gastos de defensa vigentes desde 2011, además de que no autoriza las debidas reformas en el sistema de armas y estructura de las Fuerzas Armadas que ha solicitado Obama, explicó la Oficina de Gestión y Presupuesto de la Casa Blanca.

FUENTE