dengue

SANTO DOMINGO. Varios de los expedientes de personas fallecidas por dengue revelan debilidad en el diagnostico médico, informó ayer la ministra de Salud Pública, Altagracia Guzmán Marcelino, quien analiza uno por uno los récords de cada defunción.

“Cada expediente de cada fallecimiento lo estoy revisando, y vemos que hay dificultades”, expresó.

Guzmán Marcelino se basa en la historia clínica con que ingresan a los pacientes en la que observa que de entrada no estaban pensando en dengue.

Señala que los 57 fallecimientos y 5,222 casos demuestran que hay un tema de diagnóstico y de manejo, de ahí, por eso es la medida de crear unidades para atención a pacientes sospechosos de tener la enfermedad.

La ministra de Salud Pública reitera que lo primero que un médico debe hacer cuando reciben un paciente con fiebre es pensar que se trata de dengue, revisar el protocolo de atención y determinar el signo de alarma.

La enfermedad no tiene tratamiento determinado, lo más usual es suero para hidratar, y asegura Guzmán Marcelino que del insumo están llenos los hospitales.

Recordó que los médicos tienen la responsabilidad de mejorar la atención en sus centros de trabajo, dentro de ellos Jesús Feris Iglesias, jefe de servicios en el hospital Infantil Robert Reid Cabral, y a quien hace referencia, por sus críticas a la política de salud del gobierno.

Anunció que esta semana se reunirá con el presidente de la Asociación Nacional de Clínicas y Hospitales Privados (Andeclip), Rafael Mena, para que los médicos privados también se sometan a lo que establece la guía de atención al dengue.

Mientras tanto, la Sociedad Dominicana de Pediatría inició un plan de capacitación nacional en guías de manejo de la dolencia, para contribuir a la lucha contra la enfermedad.

La presidenta de la entidad, Sandra Orsini, exhortó a los médicos a hacer un diagnóstico oportuno y certero, para evitar más fallecimientos, sobre todo de niños.

FUENTE