Lacey-Garnett-Spears-Salt-son-murder-raccoon-knows

Lacey Spears (27) fue sentenciada a entre 20 años y cadena perpetua por la muerte de su niño de cinco años

NUEVA YORK – Lacey Spears (27) fue condenada, este miércoles, a entre 20 años y cadena perpetua por la muerte de su hijo de cinco años. El pasado 2 de marzo, un jurado encontró a la mujer culpable de homicidio en segundo grado después de un juicio de 14 días.

La madre le añadía sal al tubo de alimentación al que estaba conectado Garnett-Paul Spears, mientras recibía tratamiento en un hospital por otras enfermedades.Doreen Lloyd, asistente de la fiscalía del condado de Westchester, calificó sus acciones como “despreciables e inhumanas”.La mujer padece de un síndrome llamado “Münchausen”, que se refiere a la necesidad emocional de una persona de ser atendida y cuidada. Los que sufren este trastorno incluso fingen enfermedades o se las provocan a otras personas para ganar atención.

En este caso, la mujer contribuyó al incremento de los padecimientos de su hijo para buscar protagonismo.Durante el juicio, la fiscalía sostuvo que la mujer envenenó a su hijo con el fin de ganar atención para sí misma. “Ella relataba las enfermedades de su hijo en Facebook y en su blog personal mientras torturaba al menor”.

El juez Robert Neary consideró que, a pesar de la enfermedad mental, la mujer podía enfrentar el juicio y hasta recibir una condena de más de 15  años.“Este no fue un sólo acto espontáneo. Fue una serie de acciones orquestadas que golpean la conciencia. Hechos que ella negó en tanto que trataba de culpar a los médicos y argumentaba una conspiración”, leyó Neary en la sentencia.Spears residía en Chestnut Ridge, 35 millas al norte de Nueva York, donde se mudó 14 meses antes de la muerte de su hijo, el 23 de enero de 2014.David Sachs, el abogado defensor, dijo al diario USA Today que su cliente mantiene su inocencia.

FUENTE