image

 

La calabaza es una hortaliza muy versátil, con un particular sabor que se ha utilizado a través de los años para la elaboración de diversas recetas.

Una de las razones por las que son famosas en todo el mundo es porque son uno de los tantos símbolos de festividades como Halloween y el Día de los Muertos.

Pero, más allá de esto y de ser una importante fuente de nutrientes para el organismo, sus propiedades han demostrado ser muy bondadosas para la salud de la piel.

Contiene una cantidad de compuestos antioxidantes y vitaminas que participan en la regeneración celular para evitar los signos tempranos del envejecimiento. Además, gracias a su elevado contenido de agua es muy buena para hidratar y combatir problemas como la sequedad.

¿Te gustaría conocer todas sus propiedades? Hoy te compartimos todos los beneficios que le puede aportar a tu rostro y te enseñamos a utilizarla para aprovecharla al máximo.

Beneficios de la calabaza para la piel

Los productos naturales como las frutas y verduras se han convertido en una gran alternativa para todo lo que tiene que ver con el cuidado de la piel; son seguros, le aportan muchos nutrientes y lo mejor es que puede mejorar su aspecto sin causar efectos secundarios.

La calabaza hace parte de ese amplio catálogo de ingredientes 100% naturales que se pueden aplicar sobre el rostro para mejorar su aspecto: es buena para todo tipo de pieles, disminuye el impacto negativo de los radicales libres y ayuda a nutrirla a profundidad para conservarla radiante.

Calabaza

Es una fuente de vitamina A que ayuda a conservar su humedad natural para que siempre esté suave y tersa.
También aporta cantidades significativas de vitamina C que, gracias a su efecto antioxidante, disminuye y frena los daños causados por la contaminación, principales causas del envejecimiento prematuro.
Por su aporte de enzimas naturales, esta hortaliza también coopera en el proceso de eliminación de células muertas acumuladas en el rostro. Esta acumulación puede hacer que la piel luzca opaca, llena de impurezas y, a largo plazo, puede originar antiestéticas manchas.
Resulta apropiada para prevenir y disminuir los granitos de acné, ya que su alto contenido de vitamina E y torulitina (vitamina T) reduce las bacterias e impurezas que lo generan.
Por último, tiene un efecto tonificante que ayuda a reducir la inflamación y flacidez del rostro, estimulando la producción de colágeno y elastina.

Cómo preparar una mascarilla de calabaza antiarrugas
mermelada calabaza

Por ser un ingrediente tan versátil, la calabaza se puede mezclar con muchos ingredientes para hacer diferentes tipos de mascarillas según la necesidad de la piel.

En esta ocasión nos hemos encontrado con una bastante completa ya que, además de hidratar y tonificar la piel, también concentra un mayor número de antioxidantes y nutrientes que previenen y combaten signos evidentes de la edad como las manchas y arrugas.

Ingredientes

1 trozo grandes de calabaza.
1 cucharada de aceite de oliva (14 g)
1 cucharada de miel (25 g)
4 cucharadas de leche (40 ml)

Preparación

Pela y corta un trozo de calabaza madura, o extrae unas cuantas cucharadas de su pulpa. Si no está lo suficiente madura como para preparar un puré, puedes hervirla un poco para que se ablande.
Cuando esté lista, tritúrala con un tenedor y mezcla la pasta con una cucharada de aceite de oliva y otra de miel de abejas pura.
Remueve todo muy bien e incorpora la leche hasta que quede una mezcla homogénea.
Si quieres agilizar el proceso puedes batir todo en una licuadora.

Modo de aplicación

Antes de proceder a extender la pasta por toda tu cara, es muy importante limpiarla para eliminar la suciedad superficial y todos los restos de cosméticos.
Cuando esté limpia, utiliza un pincel o los dedos de tu mano para extender una fina capa de la crema.
Evita cubrir el contorno de los ojos y de los labios, ya que estas áreas requieren de otros tipos de cuidados.
Deja actuar la mascarilla durante unos 15 minutos y, luego, enjuágala con agua tibia.
Al momento de secar la piel lo mejor es hacerlo con un paño suave que no la maltrate.
También es conveniente que termines este tratamiento con la aplicación de una crema humectante.
Este producto natural de calabaza se puede utilizar dos o tres veces por semana para lograr excelentes resultados.

Fuente