Danny Polanco

Los médicos que atienden al fotorreportero de elCaribe, Danny Polanco, quien fue herido de perdigones en el ojo derecho y en la boca durante una protesta en la UASD, le dieron el alta ayer para que continúe el tratamiento de recuperación de la visión en su residencia.En una junta médica, que contó con la participación del doctor Ramón Graciano, jefe del servicio de Oftalmología, los retinólogo Gustavo Rojas Damiano, Keila Vargas y el director del hospital, Federico Núñez, informaron que el paciente seguirá con el tratamiento de antiinflamatorio de tipo esteroide sistémico, se le realizarán ecografías de seguimiento y vigilancia cercana dos veces por semana para monitorear la recuperación del órgano ocular.

Situación del ojo

Sobre la cirugía, dijeron que no es posible realizarla en estos momentos, debido a que hay que esperar que el hematoma que presenta el ojo disminuya y se limpie. Explicaron que ese proceso es lento.

Dijeron que el ojo mantiene el cuerpo extraño a nivel esclera y hemorragia vítrea intraocular, aunque indicaron que la inflamación ha ido cediendo gracias a los antiinflamatorios que le han suministrado. Añadieron que cuando el ojo se recupere lo someterán a estudios para ver si es factible realizar la intervención quirúrgica.

Según explicó la doctora Vargas, por la ubicación que tiene el perdigón dentro del ojo, resulta un abordaje difícil. Dijo que han recomendado valorar lo que representa el riesgo-beneficio de esa intervención y esperar la evolución en lo referente con la inflamación y la reabsorción de la sangre. Mientras el doctor Rojas expresó que la perforación generada por el perdigón provocó que el ojo perdiera tono, pero además, el proyectil afectó la parte posterior del ojo, lo que no permite maniobrar tan atrás de esa parte del ojo, refirió el facultativo.

Polanco fue ingresado el pasado 4 de febrero en el Centro Cardio-Neuro-Oftalmológico y Transplante (Cecanot), donde permaneció por doce días interno fue sometido a varia cirugías en el ojo y la boca, debido a las lesiones sufridas por proyectiles de perdigones, tras el incidente en la UASD en el cumplimiento de su deber.

FUENTE