trump-mexico-presidencia-raccoon-knows

México se está preparando para lo peor. Si Donald Trump llega a la presidencia de Estados Unidos, las autoridades mexicanas están creando un plan de contingencia que haría frente, el próximo miércoles, a lo que han llamado un “huracán” para la economía de México.

“Si el escenario adverso se manifiesta, es posible que las autoridades mexicanas respondan de alguna manera”, dijo el gobernador del Banco de México, Agustín Carstens, a la emisora mexicana Milenio TV.

“Es un plan de contingencia sobre el cual estamos hablando con el secretario de Hacienda”, agregó el responsable del banco central.

No se han anunciado detalles de ese plan, pero está claro que Trump es visto como una gran amenaza para México.

Ha amenazado con imponer un arancel del 35% sobre los bienes fabricados por empresas estadounidenses en México, que luego son vendidos en Estados Unidos. Las exportaciones representan un tercio de la economía de México y casi todas ellas van a Estados Unidos.

Trump asegura que echará abajo el TLCAN, el Tratado de Libre Comercio entre Canadá, México y Estados Unidos, si no es renegociado. Y quiere construir un muro en la frontera entre Estados Unidos y México que, reiteradamente asegura, será pagado por México. (El presidente de México negó que su país fuese a pagar por ello).

“Es una propuesta perdedora”, dijo a CNN Arturo Sarukhan, el exembajador de México en Estados Unidos.

“Los únicos perdedores serán los estadounidenses y los mexicanos”, sostuvo.

La retórica negativa de Trump ya está perjudicando a la moneda mexicana, el peso.

Se ha devaluado un 9% este año, en parte debido al efecto Trump. Cuando las encuestas muestran un repunte del magnate en la intención del voto, el peso ha bajado.

El debilitamiento de la moneda no es una mala noticia: hace que las exportaciones de México sean más asequibles y atractivas para los compradores extranjeros, y cuando los mexicanos envían dinero a sus seres queridos, estos obtienen cada vez más pesos.

Aún así, la economía de México se está desacelerando por otras razones ahora mismo. Los bajos precios del petróleo y los recortes en el gasto público fueron las razones principales por las que México registró su peor trimestre de crecimiento anual en dos años.

Y la devaluación del peso es una señal de que las cosas empeorarían si Trump gana el martes. Los analistas predicen que si el candidato republicano gana, habría un retroceso importante en el peso, que dolería profundamente la economía del país que pasa por las mencionadas dificultades.

Acabar con el TLCAN o imponer aranceles a los automóviles Ford tampoco sería bueno para Estados Unidos, dicen expertos en comercio. Según la Cámara de Comercio de Estados Unidos, 6 millones de empleos estadounidenses dependen del comercio con México.

Ahora los funcionarios mexicanos sobrellevan la calma antes de una posible tormenta.

“Esperamos que no tengamos que usar el plan de contingencia”, dijo el gobernador del Banco de México, a Milenio TV.

FUENTE