ICE-Arrestos-Inmigrantes-Raccoonknows.jpg

 

Miles de inmigrantes detenidos por la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) acusan que fueron obligados a trabajar por un dólar al día o por nada, lo que viola las leyes federales de antiesclavitud.

Esta demanda de 2014 es contra GEO Group, administrador de Denver Contract Detention Facility, una cárcel privada, que pudo afectar a unas 60,000 personas, reportó The Washington Post.

El caso es el primero en su tipo y ahora toma relevancia, porque la demanda está avanzando, lo que representa un gran logro, porque “reconoce la posibilidad de que un contratista gubernamental pueda estar involucrado en trabajos forzados“, le dijo Nina DiSalvo, directora ejecutiva de Towards Justice, al diario.

Esa organización sin fines de lucro tiene sede en Colorado y representa a trabajadores de bajos salarios y a inmigrantes indocumentados.

La denuncia fue presentada originalmente por nueve inmigrantes y originalmente buscaba una compensación por alrededor de cinco millones de dólares por daños y perjuicios, pero ahora se espera que la petición, ya colectiva, crezca sustancialmente.

Fue el juez John Kane quien permitió el avance de la denuncia que abrió la puerta para que unos 60,000 exdetenidos se integraran al reclamo.

Aunque hay inmigrantes indocumentados involucrados, el principal demandante es un residente permanente de los EEUU.

Este caso da esperanzas a los inmigrantes que son detenidos y tratados sin que se respeten las leyes estadounidenses.

Las cárceles privadas habían sido suspendidas por Barack Obama, pero el presidente Donald Trump volvió a firmar una orden ejecutiva para retomar su operación, en medio de una crisis que desataron las redadas tras las políticas migratorias del nuevo gobierno.

Fuente