bar

SANTO DOMINGO. Smaylin Gil Batista Nova, de 24 años, y Eduardo Rosario Reyes, de 19, acostumbraban a preparar desde temprano el bar donde ambos laboraban para atender a la clientela que desde las 3:00 de la tarde acude cada domingo, atraída por los especiales de cerveza. Sin embargo, este fin de semana el lugar no abrió sus puertas al público.

Los cuerpos sin vida de los dos empleados del bar “Jari” fueron hallados por Jasiel de León, propietaria del establecimiento ubicado en el sector La Javilla de Sabana Perdida, quien con ayuda de los vecinos logró romper la puerta del negocio al ver que Batista y Rosario no respondían a sus insistentes llamados, según consta en el reporte de la Policía Nacional.

“Nosotros estábamos aquí como a las cinco y pico, la muchacha dijo que lo hallaba raro. Ella venía acostumbrada a abrir temprano”, explicó Celenia Rodríguez, quien dijo acostumbra a visitar el lugar y trabaja en una banca de lotería de enfrente.

La información suministrada por la Policía Nacional da cuenta que los empleados fallecieron por “envenenamiento con monóxido de carbono”.

De acuerdo con varios de los residentes en las cercanías del bar, al momento de romper la puerta con una mandarria, el lugar estaba lleno de humo y la planta eléctrica parecía haber estado encendida por un largo período y había consumido todo el combustible.

“Ellos dormían sin la planta, porque al haber luz el inversor quedaba con carga. Pero ese día, pasó el día sin luz y se les descargó el inversor”, atestiguó Eudi Enmanuel Sánchez, quien intervino durante el rescate de los cuerpos.

Varios de los residentes en La Javilla denunciaron que reciben apagones que se prolongan por hasta 12 horas, y que incluso en la pasada semana realizaron varias protestas en demanda del restablecimiento del servicio eléctrico.

FUENTE